Se acusa a funcionarios de percibir dinero o favores sexuales a cambio de la entrega de viviendas. 


Se llevó a cabo en los tribunales penales ordinarios del barrio Roca la audiencia preliminar en la causa que se conoce como “caso IPV”, que tiene como imputados al entonces delegado local del organismo Abel Reyna y también a Darío Acosta, Raquel Antimilla, Vanesa Medina Consoli y Claudia Leonori. Las partes ofrecieron prueba documental y testimonial a ventilar en el próximo debate oral y público.

Los acusados compadecen ante la Justicia.

La investigación preparatoria ha permitido acreditar que Abel Reyna, en su rol de delegado del Instituto Provincial de la Vivienda, delegación Zona Sur de Comodoro Rivadavia, procedió a realizar maniobras ilegales en el plan 81 viviendas del Barrio Ciudadela, insertando en los legajos de dicho plan declaraciones juradas con datos falsos, a fin de asignar viviendas a personas que no cumplían los requisitos exigidos por la ley. 

undefined

Para ello, Reyna organizó un grupo de empleados del IPV integrado por: Darío Acosta, Raquel Antimilla y Vanesa Lorena Medina, quienes cada uno desde el rol específico que acompañaba el cargo para el que se lo había nombrado, consignaron falsamente datos personales de los postulantes y omitieron agregar la documentación respaldatoria en las carpetas de los seleccionados, posibilitando la obtención de la vivienda de quienes no cumplían con los requisitos de ley en desmedro de los postulantes que si los tenían. 

Plan de vivendas del IPV.

De la investigación surge también la existencia de casos donde se efectuó entrega de dinero o favores sexuales por viviendas. 

Los acusados compadecen ante la Justicia.






Comentarios