Arturo Grisoni es propietario de "Alfajores El Nazareno" y habló en exclusiva con VíaCarlosPaz tras las fuertes repercusiones.


“Hago un mea culpa y digo que sí, no me expreso bien y pido perdón si no me supe expresar, si me mal interpretaron y ofendí a alguien, pido perdón. No tengo arrogancia en decir ‘sí, estuve mal o me confundí'”, fueron las palabras elegidas por el empresario carlospacense, Arturo Grisoni, propietario de “Alfajores El Nazareno” en Villa Carlos Paz y en otras 10 sucursales en el interior de Córdoba, en diálogo exclusivo con VíaCarlosPaz.

Grisoni días atrás estuvo en boca de todos tras haberse viralizado publicaciones que él mismo escribió en su cuenta personal de Facebook en donde entre otras cuestiones, se refirió al actual impacto de la pandemia del Coronavirus, con términos como “mamarracho delirante”, y que incluso, hasta cuestionó las medidas aplicadas contra el virus COVID-19, diciendo: “No tienen consistencia por ningún lado”.

Al tener su cuenta una configuración “pública”, el mensaje fue difundido y compartido rápidamente, llegando a trascender fronteras y medios de comunicación, y en donde la mayoría de los internautas manifestaron su descontento y enojo ante sus dichos.

Finalmente, Arturo cerró su cuenta de Facebook y explicó que la situación lo superó, que nunca se hubiese imaginado semejante repercusión y que para él todo esto también fue un aprendizaje.

“Me dolió que muchos se hayan sentido agredidos por mí. Tuve un momento de desesperación porque somos una gran familia con muchas personas que dependen de nosotros. Hubo gente que nos apoyó y que se dio cuenta de los momentos de desesperación y también agradezco a esa gente”, continuó su relato Arturo en comunicación telefónica con este medio.

Y agregó: “De todas maneras, mi idea no era decir que el Coronavirus no existía, sino que me preguntaba, ‘este esfuerzo que estamos haciendo la sociedad entera, ¿qué tan válido es si todas las mañanas hago una cola de quinientos metros o media hora?'”, refiriéndose a rutinas que se pueden ver día tras día en la villa y en diferentes puntos del país.

“En ningún momento quise menospreciar la situación mundial por el virus, sino que me preocupó el hecho de cómo iban a hacer las personas independientes que dependen de su día a día”, continuó el propietario de “El Nazareno”.

“De repente me doy cuenta que no estoy exponiéndome yo solo, sino que hay un montón de gente que simplemente trabaja, tanto empleados com familiares, que no tienen por qué pagar consecuencias que son sólo mías”. Y agregó: “Insisto, pido perdón si ofendí a alguien con mis palabras, no me supe expresar”​, completó y concluyó Arturo Grisoni en diálogo exclusivo con VíaCarlosPaz.




Comentarios