Argentina ha comenzado a exportar a Francia, un mercado que tiene mucho potencial, con mucha demanda, donde las trufas son apreciadas y seguramente se vayan sumando pedidos desde el país galo..

En materia de logística, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial, en las afueras de Buenos Aires, trabajó en el método de conservación de estos hongos para su largo viaje a Europa.

Se envasan al vacío, pero solo parcialmente para preservar su frescura. De esta forma, las trufas siguen respirando. Se trata de ofertar un producto de calidad, con el mismo sabor potente que el que existe en Europa Todo está calculado con precisión, una vez obtenidas las trufas son enviadas el mismo día al aeropuerto de Buenos Aires antes de exportarlas.

Diamante negro: cultivó trufas por ocho años y ahora las vende a 2 mil dólares el kilo

Las trufas se venden de 750 a 900. USD / kg. La trufa negra es un hongo que forma una asociación simbiótica con la raíz de árboles hospederos conocida como micorriza, lo que obliga al productor a tener que producir el árbol con el hongo en su raíz. Por ello, al recorrer una trufera a simple vista solos se ven árboles, y ni siquiera muy lindos, altos y frondosos.

Una de las dificultades para cultivar trufas es la paciencia requerida. Primero, luego de plantar los robles y encinas inoculados con el hongo, es necesario esperar cuatro años para que comience la producción. Luego, esa misma producción irá creciendo a lo largo del tiempo, y recién alcanzará su máximo después de diez o doce años de comenzado el proyecto.