Ganó el reconocimiento mayor en la 27ª edición de la "Noche de Gala".


El piloto de la categoría R-12, Daniel Miranda, ganó el reconocimiento mayor en la 27ª edición de la “Noche de Gala”, y también recibió una de las distinciones a quienes fueron considerados como “Embajadores de Deporte”.

Ante un nutrido público en el gimnasio de la Unión Vecinal del barrio Mirador de Caleta Olivia, el piloto de automovilismo Daniel “Chino” Miranda fue consagrado como el mejor deportista de la ciudad del Gorosito, pero además recibió una de las exclusivas distinciones que se otorgaron a quienes fueron considerados como “Embajadores de Deporte”.

En el mismo evento, enmarcado en la “Noche de Gala” que por 27ª vez consecutiva organizó el Centro de Periodistas Deportivos de Caleta Olivia (CePeDeCO), se entregaron premios a los ganadores de las ternas de más de cuarenta especialidades y reconocimientos a numerosas instituciones.

Otro de los momentos de gran emotividad se vivió cuando se nominó a un joven deportista sordomudo, Nicolás Krotevich, quien practica atletismo, ciclismo y natación, como ganador de “El Gorosito de los 50 años”, un premio especial instituido por única vez, ya que representa el medio siglo de vida de la inauguración de la enorme escultura que identifica a Caleta, el monumento al Obrero Petrolero.

El mejor La velada adquirió su máxima expresión hacia el final, cuando en medio de una gran expectativa se anunció que para el CePeDeCO, el mejor deportista 2019 de Caleta Olivia era el piloto de automovilismo de competición Daniel “Chino” Miranda.

Además de intervenir en diferentes categorías de esa disciplina, sobresalió nada menos que como campeón de la monomarca R-12 chubutense, y de allí que también se incluyera en la nómina de embajadores deportivos.

Miranda, de 27 años, había sido elegido minutos antes como ganador de la terna de automovilismo, en la cual también estuvieron postulados otros dos avezados pilotos, Carlos Vásquez (800 CC) y Agustín Vera (TN 1.100).

Proviene de una familia ligada estrechamente a ese deporte, ya que su padre y su abuelo también incursionaron en los autódromos regionales y al recibir varias distinciones, sobre todo la principal, fue ovacionado por más de 1.200 personas que asistieron a la “Noche de Gala”.

Se destaca el esfuerzo personal de los integrantes del Centro de Periodistas Deportivos, ya que, pese a las dificultadas que representa organizar una fiesta de este tipo, mantienen vigente su tradición.




Comentarios