Los casos de coronavirus en la Ciudad de Buenos Aires registran un “amesetamiento”, luego de varias semanas de un aumento sostenido de contagios, mientras que la ocupación de camas de terapia intensiva oscila entre alrededor de 80% en los hospitales de la red pública y de 90% en las clínicas y sanatorios privados.

“Los datos muestran que, tras un aumento de casos durante la semana pasada, esta semana se detuvo el crecimiento de casos y la curva empezó a cambiar su tendencia hacia un amesetamiento”, informaron desde la administración porteña.

Además, señalaron que en el último parte diario se constataron unos 1.158 nuevos casos de Covid, lo que sumó un total de 297.310 contagios en el distrito desde el inicio de la pandemia. Además, precisaron que la tasa de contagiosidad “ya se encuentra de nuevo por debajo de 1 dado que pasó de 1,07 a 0,97”.

No obstante, indicaron que en los próximos días tendrán una “evaluación completa” respecto del impacto de las medidas de aislamiento estricto dispuestas por el Gobierno nacional entre el 21 y 30 de mayo.

(EFE/Juan Ignacio Roncoroni)

Por otra parte, la ocupación de camas de terapia intensiva del sistema público está en 78,1% ya que de los 550 lugares disponibles en los hospitales porteños, unos 430 están con pacientes críticos.

En tanto, los sanatorios y clínicas privadas de la Ciudad de Buenos Aires mantienen un nivel de ocupación de camas de terapia intensiva, que ronda el 90%, mientras que preocupa el déficit de personal médico y la faltante de insumos para la atención de los internados.

La situación es de saturación”, evaluaron desde la red que nuclea a cerca de 70 centros asistenciales para afiliados a obras sociales y prepagas y advirtieron que el acceso a una internación de aquellos pacientes que llegan trasladados en una ambulancia se demora en un tiempo que puede alcanzar hasta ocho horas de espera debido a la alta ocupación de camas.

Además, alertaron que comenzaron a observar “dificultades serias” en la provisión de medicamentos para el tratamiento de los pacientes con covid-19 debido a la demanda de ese tipo de insumo en todo el país.

Fernando Araneo, prosecretario gremial de la Asociación de Médicos de la Actividad Privada, dijo a Télam que la situación del personal de salud “es preocupante y se vuelve cada vez más crítica” ya que el sistema sanitario “está al tope de atención, con una ocupación del 90%, y el estrés es cada vez mayor”.

Con información de Télam