Este lunes, mientras la Ciudad de Buenos Aires retomaba la presencialidad en los colegios después de los días de confinamiento estricto, los docentes de los gremios UTE y Ademys realizaron una jornada de paro y concentración frente a la sede del Gobierno porteño. Rechazaron el dictado de clases de manera presencial en el contexto de la pandemia.

//Mirá también: Restricciones en la Ciudad: qué se puede hacer y qué no

La Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) ya había reclamado la semana pasada que el Gobierno porteño les “impidió garantizar las clases virtuales y durante miércoles, jueves y viernes” y que por eso realizaron actividades “para sostener el lazo pedagógico que (el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez) Larreta y (la ministra de Educación de la Ciudad, Soledad) Acuña pretendieron cortar”.

Se debe a que el Gobierno porteño decidió suspender las clases durante los tres días hábiles de la semana pasada, para que fueran recuperadas en forma presencial.

“Deciden enviar nuevamente a lxs niñxs y a sus docentes a exponerse en las calles y las aulas”, reclamó UTE sobre la vuelta a la presencialidad de este lunes. “Esta decisión solo está enmarcada en una campaña de marketing político que el Jefe de Gobierno prioriza por encima de la salud de la comunidad educativa”, completaron.

//Mirá también: Soledad Acuña informó cuándo terminarán las clases en la Ciudad de Buenos Aires

“Frente a esto -explicaron- y en defensa de la salud y la vida, convocamos a un paro docente y seguimos exigiendo el pase de todos los niveles educativos a la virtualidad, la entrega de dispositivos y conectividad para lxs estudiantes y la vacunación de la totalidad de lxs trabajadorxs de la educación”.

Por su parte, el sindicato Ademys dijo que iba acompañar la medida de fuerza con una concentración y conferencia de prensa frente a la sede del Gobierno porteño, en Parque Patricios.

“El gobierno de Rodríguez Larreta continúa sosteniendo una política que expone a las y los trabajadores de la educación y a las familias de la comunidad educativa al contagio y a la muerte”, afirmaron.

“Todos los días hay una, dos o más burbujas que se tienen que cerrar por casos sospechosos o positivos”, advirtió la secretaria general de Ademys, Mariana Scayola, quien aseguró que hasta la semana pasada sólo “el 14%” del personal docente de la ciudad de Buenos Aires estaba vacunado”.

En diálogo con la señal C5N, la dirigente de la Asociación Docente de Enseñanza Media y Superior (Ademys) planteó que “la circulación viral que es muy alta” y que eso impacta en las escuelas.