Con el 98% de las mesas escrutadas, María Eugenia Vidal es la gran ganadora de la Ciudad de Buenos Aires. La exgobernadora de la Provincia se quedó con el 68,34% de los votos. En total Juntos, con la suma de las tres listas internas, suma 48,21% de los votos de la Capital Federal. En segundo lugar aparece el candidato del Frente de Todos, Leandro Santoro, con el 24,64%. En tercer lugar aparece Javier Milei con el 13,66%.

Fueron seis de las 17 listas que se presentaron las agrupaciones las que lograron superar el piso requerido para participar de las generales el 14 de noviembre en la categoría legislativa. En el próximo llamado electoral, la Cámara de Diputados renovará 13 escaños, de los cuales el FdT sólo arriesga tres bancas, mientras que los restantes 10 corresponden a JxC: cinco del PRO, tres de la UCR y dos de la Coalición Cívica.

La postulante de Juntos María Eugenia Vidal está obteniendo 572.690 votos y el precandidato del Frente de Todos, Leandro Santoro, conseguía 428.343 votos. La nómina de Ricardo López Murphy contaba con 195.637 votos. Finalmente Sergio Rubinstein se quedó con 69.649 votos.

El precandidato a diputado nacional por Avanza la Libertad, Javier Milei, está consiguiendo 237.541 votos (13,6 por ciento ) y la postulante postulante del Frente de Izquierda Miryam Bregman 93.387 votos.

En Juntos por el Cambio, en tanto, en la interna en la que participaron tres listas quedaron habilitadas las encabezadas por Vidal, con 567.278 votos; y por López Murphy con 193.905, mientras que la liderara por Rubinstein quedó sin chance al no alcanzar el piso requerido.

La lista definitiva de candidatos de la alianza opositora se conformará mediante el sistema D’Hont entre las dos agrupaciones. No obstante, lo armado no se ajustará al reglamento original firmado en el acta constitutiva ya que el esquema fue modificado en la última semana.

El cambio respondió a la queja del exministro de Economía por la posibilidad de quedar en una posición en la lista con poca chance de lograr el ingreso a la Cámara Baja ante la obligatoriedad a respetar la paridad de género, por lo cual se alteró el mecanismo para que ello no ocurra.