El ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós, resaltó el esfuerzo hecho por la gente para cuidarse y resistir los contagios de coronavirus, y marcó que “no funciona poner un policía dentro de cada casa”.

//Mirá también: Fernán Quirós apoyó el confinamiento estricto: “Decididamente aceleró el descenso de casos en la Ciudad”

Las cepas más peligrosas van a venir seguro, porque la gente sigue viajando. Por eso, hay que hacer esfuerzos para detectar en Ezeiza a los infectados, que es muy importante que cumplan la cuarentena cuando ingresen al país”, sostuvo en diálogo con TN.

Ministro de Salud. Fernán Quirós (Archivo).

“Más que restringir, tenemos que aprender a cuidarnos a nosotros mismos. no funciona poner un policía dentro de cada casa para ver qué está haciendo la gente”, agregó.

Pfizer y la campaña de vacunación

Consultado sobre la posibilidad de adquirir la vacuna de Pfizer, declaró: “Si uno quiere comprar las vacunas de Pfizer, evidentemente hay que cambiar la ley rápidamente, porque esa es la única traba”.

En cuanto al avance de la campaña de vacunación en CABA, explicó que ya hay un “36% de la población porteña vacunada al menos con una dosis” y que se está vacunando a “un 1% de la población por día”.

Para fines de junio, la realidad epidemiológica será diferente en la Ciudad”, vaticinó, y explicó que “frente a un mismo esfuerzo social, la curva descenderá más rápido”.

“Según la experiencia de cuatro o cinco países, cuando se alcanza el 40% de la población con al menos una dosis, la curva epidemiológica tiene un primer cambio importante en su velocidad de transmisión. Cuando se llega al menos al 60%, la curva claramente ya bajó significativamente”, agregó.

//Mirá también: Fernán Quirós recibió la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus

Luego, cuando se haya vacunado con las dos dosis “un grupo significativo de la población”, “la enfermedad va a ser muy distinta”, explicó, y analizó que eso “probablemente sucederá en los últimos meses del año”.

Y continuó: “La Ciudad hizo un análisis de los primeros 700.000 vacunados, comparados con un grupo de similares características de CABA, pero que no habían recibido la dosis. En total, las personas que recibieron la doble dosis tuvieron 98% menos de probabilidades de fallecer”.

“Ese valor disminuye entre el 50% y 60% entre quienes recibieron solo la primera dosis”, por lo que concluyó que “ser vacunado baja mucho la posibilidad de tener una enfermedad mortal”.