La justicia porteña ordenó al Gobierno de la Ciudad extender un "permiso de tránsito" para que, un niño con autismo pueda realizar caminatas diarias, sin las cuales se autolesiona y agrede a terceros.

La medida cautelar fue dictada por el juez en lo Contencioso Administrativo, Aurelio Ammirato, para que "precautoriamente y de manera inmediata" se extienda el salvoconducto al niño de 11 años, quien según los médicos que lo atienden necesita caminar unos 20 kilómetros diarios.

Tras las medidas de aislamiento, los padres del menor fundamentaron su pedido en que las caminatas son "lo único que regulan su estado" y que el primer día de vigencia del "aislamiento preventivo obligatorio" dispuesto tras la declaración de "emergencia sanitaria", el nene mordió a quienes se hallaban próximos a él.

En la presentación judicial, la familia entregó un certificado médico extendido días atrás en el que se consignó que el pequeño se altera fácilmente y presenta importantes situaciones de desborde cuando está imposibilitado de salir de su hogar.

Según el fallo, el permiso de tránsito es para que el niño se desplace en la franja horaria de 10 a 12, cerca de su domicilio en el barrio Belgrano, de la Ciudad de Buenos Aires, acompañado por su padre o madre "quienes tendrán el deber jurídico específico de preservar en todo momento la distancia del menor con respecto a cualquier otra persona, que en ningún caso podrá ser inferior a dos metros".

Además, la resolución precisó que las caminatas se deberán efectuar "en un radio que no excederá de las plazas Juan José Paso y General Manuel Belgrano, durante todos los días de la semana incluyendo sábados, domingos y feriados".

El magistrado mandó notificar su decisión a la comisaría de la comuna correspondiente al domicilio de la familia del menor y autorizó a expedir una copia certificada de su resolución para que los padres puedan presentarla ante las fuerzas de seguridad que lo requieran.