Ante la falta de camas para los pacientes, un diseñador industrial de la ciudad puso a disposición su fábrica para realizarlas.


Durante la propagación de la pandemia de coronavirus, muchas personas decidieron ayudar en el país de diferentes formas. En esta ocasión, un diseñador industrial de Bariloche se ofreció a construir camillas para el hospital Ramón Carrillo y más centros de salud de la ciudad.

Según profundizó el diario Río Negro, se trata de Matías Boock, que debió cerrar su taller por el aislamiento obligatorio y decidió involucrarse e intentar aportar su grano de arena ante el aumento de casos en la Argentina.

Matías Boock, emprendedor de Bariloche (Diario Río Negro).

“Tantas horas en casa me puse a pensar cómo podía ayudar desde mi profesión, el diseño industrial que nada tiene que ver con la salud”, reflexionó el diseñador.

Boock llegó a Bariloche en 2015 y decidió instalar una fábrica junto a su padre en el barrio San Francisco III, en donde no sólo diseñarían estructuras metálicas, sino también las construirían. 

“Pensamos mucho cómo podemos ayudar y nos detuvimos en las noticias y videos de Italia y España. Es desesperante ver el colapso de los hospitales. Tienen a la gente sentada o en el piso. Se satura el sistema”, sostuvo Boock.

Así serán las camillas que puso a disposición el diseñador de Bariloche (web).

Tras observar que los casos por coronavirus en el mundo aumentaban, y también llegaban a Bariloche, el diseñador que se recibió en la Universidad de Buenos Aires decidió ayudar a los centros de salud de la ciudad.

“Sabemos que en la ciudad hay pocas camas. Solo pedimos que los corralones nos puedan aportar el material para fabricarlas”, confesó Boock, que también dicta clases en la escuela técnica Los Andes.

El diseñador dio detalles sobre los materiales que utiliza para la construcción de las camillas. Asegura que utiliza hierro estructural y melanina, ya que “es económica y permite limpiarla y desinfectarla”.

El gesto se viralizó a través de redes sociales (web).

La idea que se viralizó rápidamente a través de redes sociales llegó a las autoridades del hospital Ramón Carrillo, que agradecieron la propuesta solidaria.

“El director se lo reenvió a una persona encargada de canalizar todas las sugerencias. Recién me avisaron que la enviaron a dos corralones”, sentenció Boock.




Comentarios