A través de un comunicado que presentaron a los medios, los sindicalistas justificaron su medida y solicitaron la presencia urgente de un representante nacional de la UOCRA.

Los manifestantes reclamaron, “que el representante gremial cumpla su función institucional y no opere nuestro gremio como una unidad de negocios e instamos a que el sindicato sea un espacio limpio, libre y seguro para que nuestros compañeros y familia puedan ingresar sin temor de vicios y violencia”.

Además agregaron, “requerimos la representación de trabajadores locales dentro de la normalización que debe llevarse a cabo en esta seccional. Procuramos también promover los mecanismos necesarios para poder llevar adelante el período de transición que nos lleva a tener una baja en la actividad de la construcción a consecuencia del COVID”.

“Exigimos por otra parte, modificar las Políticas Sindicales, Sociales e Institucionales que vienen llevando a cabo las autoridades de la Seccional Bahía Blanca, que son continuidad de las ejecutadas por la anterior conducción del mismo”, indicaron.

Finalmente, requirieron que los representantes gremiales de obra sean elegidos por los trabajadores y no impuestos por las autoridades sindicales de la Seccional.

Por último, luego de hacer una conferencia de prensa, desalojaron la sede del gremio de calle Saavedra al 500.