Momentos de terror vivieron los vecinos de Banfield cuando al menos cuatro delincuentes armados con una pistola ametralladora intentaron ingresar a una casa. Tras una persecución y un enfrentamiento armado con la policía, que incluyó más de 30 disparos, uno de los sospechosos fue detenido.

//Mirá también: Tras una persecución secuestraron cigarrillos de contrabando

Fuentes ligadas al caso confirmaron que la banda tenía alto poder de fuego, tal como se constató con el hallazgo en la escena del tiroteo de una pistola ametralladora de fabricación nacional, un modelo de subfusil que llegó a ser utilizado en la Guerra de Malvinas.

Todo comenzó el lunes por la noche cuando una familia denunció que varios sospechosos que circulaban en una camioneta merodeaban una vivienda de la calle Campos al 400, en la mencionada localidad del partido de Lomas de Zamora, al sur del conurbano.

Las fuentes policiales indicaron que efectivos de la comisaría 2da. de ese distrito observaron al llegar al lugar una camioneta Volkswagen Amarok con varios hombres en su interior, quienes escaparon al notar la presencia de los efectivos.

En ese momento se inició una persecución por diferentes calles de la localidad en el que hubo un primer intercambio de disparos, por lo que la policía realizó un operativo cerrojo para dar con los asaltantes.

Finalmente, los delincuentes fueron alcanzados por un móvil policial en el cruce de las calles Gascón y Belgrano, a unas 15 cuadras de donde habían comenzado la persecución, momento en que se intensificó el tiroteo, se efectuaron al menos 30 disparos y al menos cuatro de ellos impactaron en el patrullero, detallaron los informantes.

Voceros policiales indicaron que tres de los delincuentes lograron escapar a bordo de un Peugeot 307 blanco que tenían de apoyo, por lo que la persecución policial continuó hasta que los perdieron de vista, pero un cuarto sospechoso huyó a pie en otra dirección.

//Mirá también: Video: delincuentes escapaban en una moto, los chocó la Policía y continuaron la huida a pie

Las fuentes indicaron que dentro de la Amarok se encontró una pistola ametralladora Halcón y sobre el asfalto una pistola Bersa calibre .380, ambas con numeración suprimida.

En tanto, sobre la calle Viamonte, en Villa Galicia, a unas 11 cuadras del lugar del tiroteo, fue detenido un hombre identificado como Agustín Miguel Dorado (30), quien ante la consulta de los efectivos no pudo justificar su presencia en el lugar ya que no residía por la zona, sino en Villa Adelina, partido de San Isidro.

Subfusil Halcón modelo ML63 usada en la Guerra de Malvinas

El fiscal César Lucero, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 de Lomas de Zamora, ordenó el relevamiento de cámaras de seguridad para establecer si el hombre estuvo vinculado con el hecho.

Al constatar por medio de los registros fílmicos y testimonios de los policías que esa persona sería una de las que aparecía en el tiroteo, el fiscal dispuso su detención.

Por el momento, el acusado quedó imputado por el delitos de “portación ilegal arma de guerra, tenencia compartida ilegal de arma de guerra y abuso de armas agravado, todo en concurso real”, y esta tarde iba a ser indagado por el otro fiscal de la UFI 7 de Lomas de Zamora, Nicolás Espejo.

Robaron con una ametralladora usada en la Guerra de Malvinas

La pistola ametralladora incautada a la banda es un subfusil Halcón modelo ML63 de fabricación argentina, un arma que usaron las fuerzas policiales locales hasta principios de la década del 90 y que también emplearon las Fuerzas Armadas en la Guerra de Malvinas.

Se trata de un arma que utiliza proyectiles 9 milímetros y que tiene un selector a partir del cual dispara de manera semiautomática como pistola, o de modo automático como ametralladora, con una cadencia de 10 tiros por segundo.

Utiliza cargadores de 20 o 42 proyectiles y un jefe policial explicó a Télam que, como particularidad, el subfusil secuestrado a la banda tiene su culata de madera recortada.

Fuentes de la investigación indicaron que los expertos de Policía Científica ya analizan otros casos donde se haya utilizado un arma como ésta, como el homicidio del policía federal retirado Isidoro Pucheta (72), quien murió asesinado de una ráfaga de ametralladora 9 milímetros en un asalto en el que delincuentes huyeron con dos sacas de la recaudación del bingo “Golden Jack” de San Francisco Solano, el 30 de septiembre de 2013.

Por ese caso, hubo en 2018 un juicio con varios imputados que terminaron absueltos, según detallaron voceros judiciales.

Otro caso en San Cristóbal

El pasado domingo, un hombre y una mujer fueron detenidos tras una persecución y tiroteo que finalizó en el barrio porteño de San Cristóbal, luego de que robaran un auto y efectuaran un disparo contra el frente de un edificio.

El hecho comenzó cuando alrededor de las 21 h un hombre que descendía de su Volkswagen Bora color negro fue sorprendido y golpeado con un arma de fuego por una pareja que escapó a bordo del vehículo.

Tras el aviso, la policía logró dar con el Bora cuando circulaba por la avenida Amancio Alcorta y Zabaleta, en el barrio de Parque Patricios, donde comenzó una persecución que también incluyó un tiroteo con los delincuentes.

Si bien los perdieron de vista, enseguida registraron la denuncia de una persona en San Telmo, quien señaló que habían disparado contra el frente de un edificio desde un Volkswagen Bora. Fue así como lograron volver a localizar el auto, e iniciar una persecución de la que intervinieron efectivos de la División Motorizada, de las Comisarías Vecinales 4D, 1B, 1C y personal de brigada, y que se extendió hasta Entre Ríos y Carlos Calvo, en San Cristóbal.

Allí, el Volkswagen Bora chocó contra un Honda Fit y, tras un breve intercambio de disparos con los oficiales, fueron detenidos sus tripulantes, identificados por la policía Jonathan Santilla y Cecilia Díaz, de 29 y 21 años.