Según las estimaciones del Gobierno nacional, este año 25 millones de argentinos mayores de 18 años serán vacunados contra el coronavirus. Para eso, se calcula que llegarán al país un total de 51.431.000 millones de dosis. El Ministerio de Salud, a cargo de Ginés González García, tiene reservadas 22,4 millones de dosis de la vacuna que fabrica la empresa AstraZeneca; 20 millones de la rusa Sputnik V; y 9 millones del plan Covax.

La información se desprende de un documento que fue distribuido a los integrantes de la comisión de Salud de la Cámara de Diputados. Según indica el texto las más de 50 millones de dosis serán distribuidas según un orden de prioridades. Casi 822.000 dosis están destinadas a los trabajadores de la salud; 7.414.866 serán para mayores 60; 493.727 corresponden a miembros de las fuerzas armadas y de seguridad; y las últimas 4.063.968 de dosis serán inoculadas a pacientes de entre 18 y 59 años con comorbilidades.

El presidente Alberto Fernández recibió la primera dosis de la vacuna Sputnik VPresidencia de la Nación

Mientras el Gobierno mantiene negociaciones con otros laboratorios como Pfizer, Jannssen, Sinovac, Sinopharm, Moderna y CanSino, el documento confirma que también está previsto vacunar a 1.417.310 trabajadores de la educación (de los niveles primario, secundario y terciario) y 266.034 estatales, entre los que habría docentes universitarios.

Los que se quedan sin dosis

En relación a las contraindicaciones de la vacuna, el sitio Argentina.gob.ar desestima la aplicación para los menores de 18 años (debido a la falta de datos sobre eficacia y seguridad en este grupo etario) y para las mujeres embarazadas o en período de lactancia (porque tampoco se ha estudiado todavía su eficacia y seguridad).

Según se consigna, la vacuna tampoco está indicada para las personas con hipersensibilidad a cualquier componente de una vacuna o a una vacuna que contenga componentes similares; antecedente de reacciones alérgicas graves; enfermedades agudas graves (infecciosas y no infecciosas) o exacerbación de enfermedades crónicas que impliquen compromiso del estado general.

Por último se encuentran las personas que no son esenciales (ni médicos, ni maestros, ni policías) y tampoco pertenecen a ningún grupo de riesgo. Se sabe que tienen entre 18 y 60 años, y ninguna enfermedad de base. En total, se estima que son unos 15 millones de argentinos. Se supone que ellos también serán –algún día- inmunizados. Según lo informado la campaña busca “vacunar al 100% de la población de acuerdo con la disponibilidad gradual y creciente del recurso y a la priorización de riesgo”. Una calculadora, creada en la plataforma Omni Calculator permite estimar, según el perfil de cada persona, en qué momento le darían el pinchazo en Argentina.

Según declaró el pediatra y epidemiólogo Norberto Giglio a Clarín, nadie sabe con exactitud cuál es el número “mágico” que garantiza inmunidad de rebaño, ya sea por enfermos recuperados con inmunidad duradera como por personas vacunadas. Y comenta que algunos expertos, como el doctor Anthony Fauci, advirtieron que para el control de la enfermedad podrían requerirse tasas de inmunidad de entre el 70 y 90% de la población.