Miguel Torrén atraviesa un duro momento familiar. Asesinaron a uno de sus hermanos mayores y es el tercer caso similar que sufre. Con el apoyo incondicional de sus seres queridos, afirmó: “El fútbol es mi cable a tierra, la vida continúa”.

//Mirá también: Miguel Torrén despidió a su hermano asesinado: “Peleaste hasta donde pudiste”

En una profunda entrevista con el diario Olé, el capitán de Argentinos Juniors contó cómo afronta el dolor de otra pérdida cercana.

“Son golpes durísimos, ya me había tocado con otros hermanos… Es mi familia, por más que ahora esté lejos, las cosas te chocan. Nosotros tuvimos una infancia muy difícil, cuando tenía dos meses a mi mamá le agarró corriente con un ventilador de piso y falleció. Mi viejo nos tuvo que criar a los seis, se rompía el lomo laburando y después cada uno va creciendo, elige cómo vivir, qué quiere hacer de su vida y de su futuro”, dijo Torrén.

“Pude progresar, armar mi propia familia, con mi señora y mis tres hijos, y tengo que mostrarles que son obstáculos, que no se los deseo a nadie, pero que pueden llegar a pasar por situaciones similares y hay que aferrarse a la familia y sacar fuerzas de donde sea”, sostuvo tras su dura infancia en Bella Vista, Rosario.

En 2010, Miguel perdió a su hermano Walter (32) por un disparo en una discusión tras un partido de fútbol barrial. En menos de un año, Gabriel (36) y Luis (43) fallecieron por conflictos violentos: el primero, con la policía involucrada y el mayor, tras tres balazos de dos personas que lo acribillaron montados en moto.

No se puede vivir, ya no es más como antes, hay mucha gente que hace maldades, no te podés sentar en la vereda a tomar mates con tu familia o una gaseosa con tus amigos porque puede pasar cualquier cosa y lo más triste es que nadie hace nada. Da mucha bronca la impunidad y así, lamentablemente, las cosas van a seguir pasando”, declaró.

//Mirá también: Copa Argentina: Argentinos Juniors le ganó 3-2 a Gimnasia y avanzó a cuartos

No me voy a quedar en mi casa lamentándome, entrando en un pozo depresivo… Por suerte en el club tengo el sostén de mis compañeros, el cuerpo técnico, el psicólogo, Patricio, que es un fenómeno y me ayuda en todo momento”, aclaró Torrén sobre el apoyo de Argentinos.

El fútbol es mi cable a tierra, estoy pasando un momento difícil, se me vienen todos los recuerdos de mis otros familiares a la cabeza, pero la vida continúa. Tengo a mi esposa y mis hijos que me dan fuerzas para seguir, si estuviera solo creo que tomaría otras decisiones, pero sé que tengo que demostrarles a mis hijos que no hay que bajar los brazos, que hay que sacar fuerzas y seguir para adelante”, cerró el defensor, que ya entrena a la par de su compañeros bajo las órdenes de Gabriel Milito.