Lionel Messi fue expulsado este domingo por primera vez en el Barcelona, luego de 753 partidos con la camiseta del equipo catalán, en la final de la Supercopa de España, al caer con Athletic Bilbao por 3-2 en el estadio La Cartuja de Sevilla.

El “Barça” tenía ganado el campeonato: vencía 2-1 cuando en el minuto 90 Assier Villalibre anotó la igualdad para el Athletic Bilbao. Y fue el mismo futbolista el que, en el epílogo del alargue y con su equipo imponiéndose 3-2, logró “sacar del partido” a Messi.

El capitán del conjunto fue expulsado en el último minuto, cuando recibió la tarjeta roja por darle un manotazo a Villalibre, luego de la revisión del VAR. A los 121 minutos del partido, el intento de Villalibre por frenarle el camino hacia el área lo hizo enojar a Messi, al punto que le aplicó un golpe que derivó en su primera expulsión con la camiseta blaugrana.

El capitán del conjunto fue expulsado en el último minuto.

En líneas generales, el 10 del Barcelona y del seleccionado argentino tuvo un encuentro bajo. El delantero no pateó al arco en ninguna ocasión. Vale aclarar que el crack venía afectado por una molestia en el bíceps femoral izquierdo, que tuvo en duda su presentación este domingo.

De inmediato, el informe del árbitro, Gil Manzano, se viralizó. “El jugador (10) Messi Cuccittini, Lionel Andrés, fue expulsado por el siguiente motivo: golpear a un contrario con el brazo haciendo uso de fuerza excesiva estando el balón en juego pero no a distancia de ser jugador”.

“La Pulga”, un jugador habitualmente correcto en el campo de juego y damnificado por intenciones que buscan dañarlo, tiene pocos antecedentes de este tipo. Aunque se trata de la primera ocasión en que Messi es expulsado en el Barcelona, ya había visto la roja en una ocasión cuando jugaba en 2005 en un partido de segunda división B, equivalente a la tercera categoría del fútbol español.

Lionel Messi se retira expulsado de la final por la Supercopa de España.AP

En su trayectoria en la élite, Messi había sido expulsado anteriormente solo en dos ocasiones con la selección argentina, en su debut con la albiceleste y en la semifinal de la última Copa América contra Chile, tras una discusión con Gary Medel.

El astro argentino deberá ahora aguardar a la sanción que se le imponga por esta roja, que lo privaría de jugar en la Copa del Rey y en LaLiga, en función del número de encuentros en los que sea castigado. Messi podría recibir entre dos y cuatro fechas de suspensión, que tendrá que cumplir inmediatamente.

Según el reglamento se trata de una “infracción grave”. El artículo 98 sostiene: “Agredir a otro, sin causar lesión, ponderándose como factor determinante del elemento doloso, necesario en esta infracción, la circunstancia de que la acción tenga lugar estando el juego detenido o a distancia tal de donde el mismo se desarrolla que resulte imposible intervenir en un lance de aquél, se sancionará con suspensión de cuatro a doce partidos”.

Con información de AP.