David Cassani y Hernán Fourcade van por la gloria. No son doblistas en tenis, ni una pareja exitosa de pádel. Son dos bomberos voluntarios que, como tantos otros, todos los días arriesgan su vida para extinguir algún incendio, salvar una vida o ayudar en donde sea. La gloria, entonces, ya la tienen, pero haber llegado al Mundial que se desarrollará en los Estados Unidos representa, nada menos, que un inmenso reconocimiento a su labor y su trayectoria.

Cassani, de Bernal, partido de Quilmes, estuvo hace muy pocos días combatiendo junto con sus compañeros las llamas que se devoraron una fábrica de indumentaria en el Parque Industrial de Bernal. Ahora, ya con 25 años de carrera, será uno de los dos argentinos que participarán en el campeonato mundial del Desafío de los Bomberos, en el que intervienen competidores de todo el planeta.

El Mundial se realizará en la ciudad de Fort Pierce, del estado de la Florida, entre el 2 y el 6 de noviembre próximos. Cassani viajará al certamen junto con Hernán Fourcade, el jefe de Bomberos de General Belgrano, también en la provincia de Buenos Aires. Tienen previsto partir el próximo 31 de octubre.

A ambos los une algo más que su vocación de servicio: por estos días, a muy poco de emprender el viaje a los Estados Unidos, aún están en plena campaña para recaudar los fondos necesarios para participar de la competencia.

Tienen la asistencia de la Federación Bonaerense de Bomberos Voluntarios, una entidad que no sólo los nuclea, sino que muestra como puntal para conseguir ayuda, y también de emprendedores privados; aunque necesitan y apelan a la ayuda adicional que puedan obtener de vecinos, amigos y demás colaboradores.

No existen sumas millonarias de dinero en el Mundial de los Bomberos. Se participa por la gloria y el honor, un terreno en donde tanto Cassani como Fourcade –además de miles de colegas- conocen a la perfección.

Participar de la competencia significa, lo que no es poco, poder medirse con los mejores bomberos del mundo, un reconocimiento reservado para escasos elegidos. Los más encumbrados en el torneo, sí tendrán trofeo y medallas como testimonio de su capacidad atlética y su preparación como rescatistas.

Cómo es el Mundial de Bomberos

Aparte de lo que hago de manera voluntaria, yo entreno y eso me permite estar listo para desafíos de este tipo. Todo esto lleva mucho tiempo de preparación. Se tiene que llevar un muñeco que pesa 80 kilos, la manguera llega a pesar hasta 100 kilos y el equipamiento que llevamos encima puede oscilar entre los 20 y los 30 kilos. Es parte de mi rutina cotidiana y hace cinco años que vengo trabajando de ese modo”, cuenta David Cassani.

Tanto él como Fourcade le dedican varias horas semanales al entrenamiento físico. De hecho, el bombero de Bernal cuenta en su haber tres campeonatos nacionales de la especialidad. Conoce bien la dinámica de las pruebas, donde hay que realizar determinados recorridos en plena simulación de emergencias y en el menor tiempo posible. La dificultad extra la aporta el peso del equipamiento que deben transportar y situaciones puntuales, como cargar con más elementos o hasta muñecos del tamaño y el peso de un adulto.

La preparación de ambos representantes nacionales para el Mundial comenzó el año pasado, en medio del confinamiento por la pandemia. Ya desde entonces se les planteó tanto a Cassani como a Fourcade un escenario complejo: supieron que iban a enfrentar falencias a la hora de contar con todos los elementos necesarios para desarrollar un plan acorde. De todos modos, Cassani confía en que estarán a la altura del desafío.

Los favoritos son los bomberos de Estados Unidos, que están muy fuertes en preparación física y en la nutrición, que es fundamental. Nuestros médicos están muy bien: a nosotros nos han dado una gran ayuda desde el SAME con la planificación de la alimentación. Así que les vamos a hacer fuerza”, explicó

Cassani, en declaraciones a Canal 9, en las que también indicó como rivales a vencer a bomberos de “Alemania, República Checa o Kuwait”, entre otros.

En el entrenamiento que realizó el vecino de Bernal tuvo la asistencia de su pareja, Celia Pla, quien es profesora de educación física. Con Fourcade también sumaron horas de preparación en conjunto para poder ajustar el entendimiento del equipo. Es que ambos están frente al desafío competitivo más importante de su trayectoria como bomberos voluntarios, tras muchísimos años de experiencia.

Cassani lo definió de esta manera en una publicación de sus redes sociales, cuando compartió con sus seguidores la noticia que iba a participar del Mundial.

“Muchos me consultaban por las redes si había fecha o para qué me entrenaba… Persigo este sueño que es competir en las ligas mayores. Es la @firefighterchallenge, para mí la competencia más grande de #bomberos la cual veo una y otra vez por internet o por la tele. Hoy me preparo para esto con el apoyo de muchos ya sea prestándome elementos o cuarteles”, decía el vecino de zona Sur. Van por la hazaña, como casi todos los días.

***Fuente: Zonales.com