El sorpresivo cierre de las exportaciones de carne por treinta días disparó un sinfín de gestiones y reuniones por venir entre el Gobierno nacional y representantes de la cadena, por lo que ahora en la Casa Rosada admiten que el “cepo” podría abrirse antes del plazo anunciado si hay acuerdos.

//Mirá también: Aseguran que es “poco probable” que el precio de la carne baje ante la limitación de exportar

El Gobierno iría a la mesa de negociaciones con dos factores de presión: si no hay acuerdo para trabajar sobre los precios domésticos, con parámetros por semestres, elevará las retenciones a las exportaciones del 9% al 15% (máximo permitido por ley) y aplicará cupos para ventas al exterior, indicaron fuentes oficiales a Vía País.

Según pudo reconstruir Vía País, la decisión de cerrar las exportaciones fue tomada por el presidente Alberto Fernández en una reunión con los ministros de Economía, Martín Guzmán, y de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. Tras hablar con sus ministros, el jefe de Estado tomó el teléfono y llamó a Mario Ravettino, presidente del Consorcio de Exportadores ABC. Le avisó lo que se iba a anunciar. El empresario escuchó y le respondió que no estaba de acuerdo, porque desestimaba que las medidas surtieran el efecto deseado.

Conferencia de prensa del Presidente Alberto Fernández en la Quinta de Olivos. (Foto: Clarín)

Fernández y Ravettino tienen buena relación, se hablan de frente y bastante seguido cruzan charla por Whatsapp. El empresario había colaborado con el Gobierno para lanzar el año pasado los cortes populares a precios pactados para las fiestas. Pero esta vez no estuvieron de acuerdo. El Presidente decidió avanzar igual.

Es que en su despacho de la Casa Rosada recibió diferentes informes de los ministerios de Agricultura, Desarrollo Productivo y Economía y también del Banco Central y la Comisión Nacional de Valores. “Cruzó información y decidió dar un golpe de efecto para ordenar las cosas”, dijo un funcionario a Vía País.

//Mirá también: Guillermo Moreno contra el cierre de exportación de carne: “Alberto Fernández va a terminar como Alfonsín”

Hay dos causas principales que motivaron la decisión: en primer lugar, que las carnes y sus derivados subieron muy por encima de la inflación (de 46,3%) en los últimos doce meses, registrando un alza de hasta el 70,2%. La segunda fue la falta de liquidación de las divisas provenientes de las exportaciones. Hay empresas acusadas de subfacturar y dejar el diferencial en el exterior.

Lo que viene

El Consejo Agroindustrial Argentino (ACC) le envió una carta a Guzmán y Kulfas para pedirles abrir una negociación. Ese encuentro se generará en las próximas horas, dado que el Gobierno pretende avanzar rápido porque en definitiva la Argentina necesita dólares.

También hubo cruces de llamadas con integrantes de la Mesa de las Carnes, que tiene en su interior 30 entidades vinculadas a la cadena de producción y comercialización, entre las que están la Sociedad Rural Argentina y Confederaciones Rurales, de la Mesa de Enlace.

El anuncio sorpresivo de Fernández volvió a tensionar la ya de por sí mala relación con la Mesa de Enlace, que convocó a un cese de comercialización de hacienda que se iniciará a la 00:00 hora del jueves 20 de mayo hasta las 24 del 28 de mayo, en rechazo a la medida puntual.

En la mañana del miércoles hubo en la Casa Rosada una reunión de Gabinete económico. Al salir de allí –donde también se habló de este tema-, Kulfas reconoció que las exportaciones podrían reabrirse antes de los treinta días de cierre (que se cumplen el 18 de junio).

Vamos a ser muy claros. Esta es una situación temporaria, coyuntural, que tiene como objetivo ordenar el funcionamiento del sector”, insistió Kulfas. Y luego explicó que el Gobierno viene analizando movimientos del sector que son “poco transparentes”.

¿Cuáles son las imputaciones?

El Gobierno dice haber detectado prácticas de evasión, posible contrabando y exportaciones subfacturadas. “Estamos encontrando funcionamientos que no son transparentes. Hay algunos sectores que están presionando la demanda y los precios haciendo un negocio de exportación que se ha denominado rulo ganadero”, dijo Kulfas.

Fue la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (Ciccra), que conduce Miguel Schiariti, quien alertó al Gobierno. Según su denuncia, desde que la pandemia desembarcó en la Argentina, hay frigoríficos que están subfacturando ventas (principalmente a China).

¿Cómo se haría la operación?

En el Gobierno explican que por vía de la triangulación. Un jugador grande del mercado local le vende a una subsidiaria armada en el exterior a un precio mucho más barato. Y esa firma recién le factura el valor real al cliente internacional.

De esa manera –investiga el Gobierno- a los frigoríficos les estaba quedando un diferencial de precio depositado en cuentas de una tercera empresa radicada en el exterior. Esas divisas no eran liquidadas sino que se ingresaban por vía de mercados paralelos para evitar su declaración y que sean a un tipo de cambio hasta 42% por debajo de las cotizaciones bursátiles “contado con liquidación” y MEP.

Kulfas insistió en que el sector “requiere un ordenamiento” y señaló que el Gobierno tiene una intensa agenda de reuniones para “estos días”, con diferentes actores. “El objetivo es ordenar y tomar medidas, incluso si fuera posible reabrir las exportaciones antes de los treinta días”, dijo.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.