Convocados por Estados Unidos, los gobiernos de 21 países —entre ellos cinco latinoamericanos— emitieron este lunes un comunicado condenando los “arrestos y detenciones masivas” de manifestantes en Cuba. Argentina no se plegó al pedido.

//Mirá también: La OEA condena al Gobierno de Cuba y Argentina aún no tomo posición

La declaración fue firmada por los ministros de relaciones exteriores de Austria, Brasil, Colombia, Corea del Sur, Croacia, República Checa, Chipre, Ecuador, Estados Unidos, Estonia, Grecia, Guatemala, Honduras, Israel, Letonia, Lituania, Kosovo, Montenegro, Macedonia del Norte, Polonia y Ucrania.

El comunicado indica que el 11 de julio “decenas de miles de ciudadanos cubanos participaron en manifestaciones en todo el país en protesta contra el deterioro de las condiciones de vida y en demanda de cambios”, y denuncia que ante esas demostraciones “el Gobierno respondió con violencia”.

Miami: el pedido de intervención militar en CubaDPA

Los ministros de los citados países subrayaron, además, que los manifestantes “ejercieron las libertades fundamentales de expresión y asamblea consagradas en la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Convención Americana de Derechos Humanos, la Cata Democrática Interamericana y la Convención Europea de Derechos Humanos”.

Por eso exhortaron al gobierno de Cuba a que respete “los derechos y libertades del pueblo cubano, garantizados por la ley, sin temor de arresto o detención”.

//Mirá también: La periodista que estuvo detenida en Cuba reveló detalles de la cárcel: “Dios me puso ahí para contar lo que sucede”

“Instamos al gobierno cubano a que libere a los detenidos por el ejercicio de sus derechos a la protesta pacífica”, agregó la declaración. “Pedimos libertad de prensa y el restablecimiento pleno del acceso a internet”.

Las mayores protestas en más de seis décadas se produjeron con el país sumido en una grave crisis económica y sanitaria, con la pandemia fuera de control y una fuerte escasez de alimentos, medicinas y otros productos básicos, además de largos cortes de electricidad, lo que empujó a los cubanos a salir a las calles para criticar a su gobierno.

Las autoridades cubanas insisten en culpar a EEUU tanto de las manifestaciones como de la extrema escasez que sufre el país.

Con información de EFE.