Camila Acosta, corresponsal en Cuba del diario ABC de España, dio un duro testimonio acerca de los cuatro días que pasó detenida. Si bien fue liberada, aún permanece con arresto domiciliario mientras continúe la investigación en su contra.

//Mirá también: Protestas en Cuba: en Miami, los exiliados piden la intervención militar de Estados Unidos

La periodista comentó que era sometida a dos interrogatorios diarios, donde le preguntaban por su profesión, su familia y las manifestaciones a las que acudía. Más allá de ser detenida, Acosta dijo que “quería estar presa, porque era una oportunidad única para conocer lo que pasaba dentro”.

“Ellos intentaron subestimarme, diciendo que no era importante, que no era periodista, que ejercía la profesión de forma ilegal, que no tenía contrato con ABC y CubaNet”, contó la periodista cubana. Además, reveló que la policía le comentaba “que ABC había dicho que no tenía corresponsal en La Habana”.

Las manifestaciones en Cuba se repiten diariamente.ap | 0

“Yo sabía que no era verdad, porque no soy nueva en esto de los interrogatorios. Sé que tengo que interpretar lo contrario de todo lo que ellos digan”, reveló.

Durante sus días de detención lo que más la impactó fue “conocer experiencias de las reclusas”: “Había una madre con sus dos hijas, a las que detuvieron el día de la manifestación y que fueron duramente golpeadas”.

También detalló que “entre las detenidas había otras mujeres que se habían acercado al lugar de las protestas por curiosidad y habían sido arrestadas, y sus familias no sabían dónde estaban”. “También se encontraba allí una embarazada, que pedía atención médica pero se la negaban. Se la dieron en el momento en que la pusieron en mi celda”, detalló.

Acosta señaló que pese su detención, no tuvo miedo y continuará brindando información sobre lo que pasa en ese país: “Yo voy a seguir ejerciendo mi profesión. No voy a dejar de reportar. Hay que seguir denunciando porque hay mucha gente todavía detenida, y sus familias no saben dónde están.

La policía la acusa de instigar las manifestaciones. Según reveló la periodista, sólo podrá salir de su casa para comprar lo necesario y deberá estar lejos de cualquier aeropuerto.

//Mirá también: Protestas en Cuba: 400 personas fueron detenidas

La otra cara: una marcha por la revolución

Raúl Castro, hermano del difunto Fidel Castro, fue parte una movilización este sábado en un intento de darle apoyo a la Revolución.

El presidente Miguel Díaz-Canel culpó al “enemigo” de “lanzarse con todo para destruir la sagrada unidad ciudadana”, aunque a la vez llamó a la “autocrítica y a combatir “errores” propios, en medio de un acto multitudinario.

Los partidarios del gobierno fueron convocados a la zona conocida como La Piragua, en el Malecón, frente al barrio del Vedado y muy cerca de la sede de la Embajada de Estados Unidos.