Un grupo de intensivistas argentinos analizó qué ocurría cuando un paciente positivo de COVID-19 entraba a terapia intensiva. El estudio se armó en base a 63 unidades de cuidados críticos del país y arrojó como resultado que el 57,7% de los ingresados a murieron en el hospital.

//Mirá también: Combinación de vacunas: miles de voluntarios se ofrecieron para recibir la segunda dosis en la Ciudad

La Dr. Elisa Estenssoro, del Servicio de Terapia Intensiva del Hospital Interzonal de Agudos “General San Martín”, encabezó el estudio titulado “Características clínicas y resultados de los pacientes con COVID-19 con ventilación invasiva en Argentina (SATICOVID)” y fue publicado en la revista The Lancet Respiratory Medicine.

La revista británica tiene casi 200 años de historia (se publicó por primera vez en 1823) y es una referencia en el mundo de la medicina.

Más de la mitad de los pacientes con COVID que llegan a terapia intensiva mueren en el hospital, según el informe publicado en The Lancet.Orlando Pelichotti | Los Andes

“Las complicaciones en todos los pacientes fueron frecuentes. El síndrome de distrés respiratorio agudo (SDRA) se desarrolló en el 87,6%”, señalaron los intensivistas y comentaron que en el 61,1% de los casos, se aplicó la técnica de poner boca abajo (decúbito prono) a los afectados, método aplicado en los cuadros más graves. La mortalidad a los 28 días fue del 50,6%.

Además, detallaron que “si bien el sistema de salud en Argentina contó con buenos recursos en términos de equipos y consumibles durante los períodos de alta demanda, la mortalidad aumentó, quizás como resultado de la carga sostenida sobre el escaso personal de salud”.

//Mirá también: Coronavirus en el baño: no tirar bien la cadena y los gases de la materia fecal pueden aumentar el contagio

La edad y las comorbilidades, determinantes en los fallecimientos

De los 1909 pacientes analizados entre el 20 de marzo de 2020 y el 30 de octubre de 2020 la edad promedios de los fallecidos fue de 62 años (promediando entre 52 y 70).

El 91,7% tenía comorbilidades y la más frecuente era la hipertensión arterial (46,9%) seguida de obesidad (44,4%) y diabetes (29%). Los intensivistas argentinos resaltaron que al momento del fallecimiento “se podría considerar a más de una causa de muerte”.