La escritora Beatriz Sarlo declaró este miércoles ante la Justicia que la esposa de Axel Kicillof, Soledad Quereilhac, le ofreció vacunarse contra el coronavirus cuando aún no le correspondía. Sin embargo, unas horas después aseguró que no debió decir que la propuesta fue “por debajo de la mesa”, como había asegurado anteriormente en una entrevista con TN.

“Me autocritico fuertemente, no debí decir por debajo de la mesa”, dijo Sarlo en diálogo con radio Con Vos, unas horas después de declarar en Comodoro Py ante la jueza federal María Eugenia Capuchetti y el fiscal Eduardo Taiano.

“Que me disculpe la provincia por utilizar mal la expresión, no debería haber dicho por debajo de la mesa”, agregó la escritora, que señaló que está “dispuesta a afrontar las consecuencias de sus dichos”.

Yo no ratifico que fue por debajo de la mesa. No me llegó con las formas que tiene que ser una campaña pública. Cualquier cosa que se haga fuera de los protocolos legales comienza siendo por debajo de la mesa”, explicó Sarlo.

Y añadió: “Si voy a participar en algo necesito saber quienes otros van a participar. Nunca pongo mi firma, mucho menos mi cara. ¿Por qué Provincia está reclutando intelectuales porteños?, el único nombre era yo. No estaban los otros nombres”.

Beatriz Sarlo.

Un rato antes, el propio Kicillof negó que su esposa le haya ofrecido una vacuna contra el coronavirus a la escritora y aclaró que solo se la invitó a participar de una acción colectiva de concientización que pretendía contrarrestar la campaña de desprestigio hacia la vacuna que impulsaban, en enero, dirigentes de la oposición y algunos medios.

Mi esposa no ofrece vacunas, no se vacunó nadie de mi familia. Lo que titulan algunos medios es mentira y una campaña horrible y de odio hacia mi familia”, cuestionó el mandatario.