El doctor Alfredo Cahe, quien fuera médico personal de Diego Maradona durante 30 años, se refirió a la época en que el astro del fútbol estuvo en Cuba, y sus palabras sorprendieron con declaraciones que, hasta el momento, eran desconocidas.

El médico estuvo en el piso del programa “Intratables” y dio detalles de su personalidad y el estado de Diego: “El tenía un solo defecto y era que solamente amaba la pelota. No confió en sus chicas, no confió en nadie”.

Maradona tiene 3 hijos más en Cuba que deberá reconocer

Ante la pregunta de Ceferino Reato para que aclare este concepto, el profesional amplió: “Diego, si no estaba en la cancha se moría. Cuando lo vimos renguear, con la rodilla mal, con el implante de rodilla que le hicieron, yo no soy quién para decir si estaba bien o mal hecho, pero evidentemente no mejoró”.

Fabián Doman quiso saber por qué costaba tanto entender a Maradona cuando hablaba, en los últimos tiempos y Cahe explicó: “Hablaba lento por dos motivos: primero porque seguro tenía alguna mini lesión cerebral en forma confusa y difusa, sin llegar a ser Alzeimer, como se dijo. En segundo lugar, la medicación farmacológica que tomaba y que a veces se automedicaba no era la adecuada”.

Diego necesitaba paz y tranquilidad y no la pudo conseguir con la medicación”, sostuvo. “Por eso en Cuba se sentaba en la puerta de la casa o se sentaba en el mar y no hablaba”.

Y agregó: “También hay un antecedente que no lo tienen en cuenta. No sé si conocen la denominación de la ‘guagua’, el colectivo del pueblo en Cuba. En una oportunidad él iba manejando su coche cerca de una guagua y se tira contra el colectivo, tratando de suicidarse. Se salvó de casualidad.

“Eso fue en la segunda internación de Diego en La Habana, más o menos en el 2000″ dijo concretamente. Y ante el asombro de todo el panel en el piso, Doman recalcó; “¿Vos decís que Maradona tuvo un intento de suicidio en Cuba?”

“No tuvo un intento como lo entendemos nosotros. El dijo no la ví y me la llevé de frente y no me maté”. A lo que el conductor cerró: “Pero vos no le creíste...”