El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, se refirió al aumento del 50 por ciento en el servicio y el monto que se pagará en 24 cuotas.


El ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, afirmó este lunes que “el Gobierno es consciente de que duele (el aumento retroactivo del gas) en el bolsillo de la gente” por lo que aseguró que están “más que abiertos a discutir con dirigentes de la oposición medidas que puedan amortiguarlo“.

“Esto no tiene nada que ver con compensar a las empresas sino que es respetar los contratos que están dolarizados desde el año 92′, es decir desde hace muchos años, con respecto a las empresas productoras de gas”, aclaró hoy Frigerio, ante los periodistas acreditados en la Casa de Gobierno, al finalizar una reunión de Gabinete encabezada por el presidente Mauricio Macri. En esa línea, expuso que “por el impacto que esto tiene en el bolsillo de la gente se decidió hacerlo en 24 cuotas y no todo de golpe”.

“Como somos conscientes de lo que duele esto en el bolsillo de la gente, estamos más que abiertos a discutir con dirigentes de la oposición medidas que puedan amortiguar este impacto”, aseveró.

No obstante señaló que ese análisis debe “respetar algo sobre lo que ya todos nos comprometimos, que es el presupuesto con equilibrio“, pero repitió que “todas las ideas que tiendan a lograr que esto impacte lo menos posible bienvenidas sean”, en busca de “generar alguna política que logre cumplir con todos estos requisitos”.

Respecto del presupuesto que está en el Congreso, puntualizó que el Gobierno “trabaja ya desde hace mucho tiempo en lograr un consenso con la oposición para contar con una herramienta fundamental, y que este caso tiene la particularidad de ser un presupuesto con las cuentas equilibradas, es decir sin déficit primario“.

Al respecto, se manifestó optimista sobre la aprobación con apoyo de un sector de la oposición, “que ha demostrado hasta esta parte un gran apego a la gobernabilidad”. Sin embargo, Frigerio dijo que el gobierno seguirá “con este camino de corregir una situación tremendamente dramática que heredamos en política energética” y recordó que en el 2015 “Argentina se estaba por quedar sin energía y eso nos obligó a tomar medidas muy duras para evitar esta situación, que es lo que hoy se ve en Venezuela, por ejemplo”.




Comentarios