No hay indicios de que el vehículo frenase. Circulaba a más de la velocidad permitida.


Las autoridades estadounidenses están investigando el primer atropello mortal protagonizado por un vehículo autónomo de la empresa Uber, ocurrido el domingo por la noche.

El accidente ocurrió en la ciudad de Tempe, en el estado de Arizona, durante un trayecto de prueba de un vehículo de Uber. La mujer murió en el hospital a consecuencia de las heridas sufridas. En el interior del vehículo viajaba un conductor de seguridad, según informaron los medios.

Según la Policía, el vehículo circulaba a unos 61 kilómetros por hora y no hay indicios de que frenase. En ese tramo, la velocidad máxima permitida era de 56 kilómetros por hora.

La fallecida, una mujer de 49 años, cruzó la vía sin utilizar el paso de peatones, situado a unos 100 metros de distancia.

El video registrado por una de las cámaras del vehículo muestra cómo la mujer “salió directamente de las sombras a la carretera”, explicó la jefa de Policía Sylvia Moir al diario “San Francisco Chronicle”.

Por el momento, Uber suspendió los viajes de prueba con vehículos autónomos, que lleva a cabo también en San Francisco, Pittsburgh y Toronto.




Comentarios