El gobierno de la provincia de Buenos Aires que conduce Axel Kicillof aclaró este jueves que el desalojo en el predio de Guernica "no esconde la enorme necesidad de vivienda" y ratificó que avanzará con un plan para garantizar el acceso a la tierra.

"Esto no oculta ni esconde la enorme necesidad de vivienda no solo en la provincia de Buenos Aires sino en todo el país, para lo cual estamos armando aceleradamente el plan de vivienda y de tierra", dijo la ministra de Gobierno, Teresa García.

Teresa García, ministra de Gobierno bonaerense. (Clarín)

En declaraciones a Radio con Vos, la funcionaria explicó que en "el conurbano bonaerense, en los años 70, había 4 millones de personas y hoy tenemos 13,6 millones". Así, buscó poner en relieve la grave situación habitacional.

“Estamos terminando el mapeo de la cantidad de tierras pero puedo decir que es mucha, solamente que hay algunos predios que están muy alejados de la zona urbana”, agregó.

García reiteró que el objetivo es localizar "predios urbanizables" e incluso reconoció que la posibilidad es que se avance sobre terrenos fiscales que no tengan usos productivos, ni habitacionales y que tengan irregularidades en su titularidad o el pago de impuestos.

“En aquellos lugares donde no haya ni mantenimiento del predio ni actividad productiva, ni actividad de vivienda, ni otra cosa, obviamente el gobierno de la provincia referirá a ver si la titularidad de dominio es la correcta y si el pago de impuestos está al día. Y si no, accionaremos porque además tenemos posibilidad de adquisición de la tierra”, subrayó.

Así lo manifestó mientras se producía este jueves el desalojo en el predio de Guernica, en el partido de Presidente Perón, a pesar de las intensas negociaciones que llevó adelante la administración de Kicillof para tratar de reubicar pacíficamente a las familias que se instalaron en el lugar.

“Hubo una intensa labor del ministro (Andrés) Larroque, censando a las familias, hablando con las familias que estaban en la toma, y de hecho casi el 80 o el 85 por ciento de las familias se retiraron de la toma pacíficamente con todas las alternativas que hizo el gobierno provincial”, destacó García.

Sin embargo, lamentó que este miércoles los contactos se interrumpieron y que la justicia decidió ratificar la orden de desalojo. "El fiscal de la causa no quiso plantear una nueva prórroga y hubo una negativa por parte de las familias que quedaban", indicó.

AP Photo/Natacha Pisarenko.

El gobernador Kicillof anunció en la víspera el Plan Bonaerense de Suelo, Vivienda y Hábitat que prevé la construcción de más de 33 mil viviendas y la delimitación de 91 mil lotes con servicios para resolver el déficit habitacional que tiene el distrito.

"El problema de acceso a la vivienda y no un tema coyuntural, es estructural, histórico. Es un subtexto de la historia de la provincia de Buenos Aires y entendimos siempre que había que darle una respuesta contundente. La pandemia no lo inventó, lo puso a la vista de todo el mundo", afirmó Kicillof al anunciar el Plan que prevé una inversión de 190.186 millones de pesos en los próximos tres años.

Balas de goma, corridas y detenidos durante el tenso desalojo de las tierras tomadas en la localidad bonaerense de Guernica. (Clarín)

Al acto de presentación de este Plan, que se realizó en el Salón Dorado de la Gobernación bonaerense, asistieron todos los ministros del gabinete provincial y la ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación, María Eugenia Bielsa.

El mandatario remarcó que "en vez de esconder el problema hay que ponerlo sobre la mesa, abordarlo y encaminar un proceso de solución", y es evidente que eso "no sucederá con un anuncio ni en los próximos tres meses ni años" "Tenemos que crear un proceso de solución paulatina a este problema que es constitutivo de la provincia de Buenos Aires casi desde sus orígenes. El hecho de que muchos bonaerenses y muchas bonaerenses tengan una necesidad de vivienda no significa que se pueda resolver avanzando sobre los derechos de los demás. Ese ha sido el abordaje que hemos dado a las tomas, no es una solución", remarcó el gobernador en alusión a las ocupaciones de terrenos que se verifican en algunos puntos del Conurbano.

Kicillof aseguró que "la cuestión del ordenamiento territorial, la producción de tierras urbanas, la construcción de viviendas, el mejoramiento de viviendas, y el acceso al crédito y a la tierra no se van a resolver con el libre mercado y la desregulación total", al estimar que todas esa políticas "no han funcionado".

El mandatario detalló que con respecto a la vivienda social "mientras desde el 2009 al 2015, se construyeron aproximadamente 6.600 viviendas por año; desde el 2016 a 2019 llegaron a 2.000 por año, es decir menos de un tercio" Kicillof afirmó que el plan "es el comiendo de una solución que lleva tiempo" y contó que al asumir se encontró con que el área que debía ocuparse del acceso a la vivienda estaba "descuartizada, se había dividido en pedazos como si dijeran: 'acá el Estado o no va a hacer nada o tiene que ser partícipe de diferentes negocios', porque cuando no hay regulación aparecen las avivadas y las prácticas abusivas".

En ese sentido, anunció la creación de la Unidad Provincial de Tierra y Vivienda, coordinada por el Ministerio de Gobierno bonaerense pero integrada por los ministerios de Infraestructura, de Justicia, de Desarrollo de la Comunidad, Hacienda, la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires y el Organismo provincial para la Integración Social y Urbana.

La iniciativa prevé la construcción de 33.600 nuevas viviendas, por valor de $85.679 millones; la reactivación de obras de 9.738 viviendas, por $9.880 millones; la generación de 85.353 lotes con servicios, por $10.120 millones, y 507 proyectos de urbanización en barrios populares, por $33.222 millones.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.