Un grupo de al menos siete delincuentes dio un golpe comando en un country de Guernica en el que asaltaron cuatro casas, amenazaron a los propietarios y robaron dinero, objetos de valor, y escaparon finalmente en tres camionetas robadas.

Ocurrió alrededor de las tres de la madrugada en el barrio privado “El Candil”, en la calle Leopoldo Marechal y José ingenieros, de esa localidad del partido de Presidente Perón.

Los ladrones, armados y con los rostros cubiertos, sorprendieron al vigilador del barrio, lo ataron y lo encerraron en una de las oficinas del lugar. Luego ingresaron al barrio, irrumpieron en cuatro casas, y robaron.

Finalmente escaparon en tres camionetas pertenecientes a sus víctimas.

Fabián (44), propietario de una de las casas robadas, dijo a ElDiarioSur.com que estaba durmiendo con su familia cuando escuchó “un golpe en una ventana”, por lo que al despertarse se encerró con su hijo y su esposa en la habitación.

“Cierro la puerta y me quedó adentro de mi pieza, estuve peleando diez minutos para que no puedan entrar y, una vez que no pude aguantar más como pateaban la puerta, entran como siete personas y me golpean con la culata de un revólver tres o cuatro veces”, contó el hombre.

La víctima, quien terminó con su cabeza vendada, aseguró que lo tiraron al piso y le pegaron “patadas” mientras que le pedían dinero hasta que lo levantaron y lo ataron con precintos junto a su hijo de cinco años, su esposa y su suegra.

Estuvieron como tres horas en el barrio, la primera casa la robaron a la medianoche, a la mía a las dos de la madrugada y se fueron a las tres y cuarto”, precisó Fabián.

Según las fuentes, las camionetas robadas fueron una Chevrolet Tracker, una Kia Carnival y una Nissan Tiida.

Luego de realizar la denuncia, personal del Comando de Patrullas de Presidente Perón comenzó un operativo cerrojo en los accesos al country para dar con los delincuentes, con resultado negativo.

En tanto, el fiscal Juan Cruz Condomí Alcorta, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 descentralizada de Presidente Perón, caratuló al expediente como “robo” y ordenó el relevamiento de las cámaras de seguridad para la identificación de los asaltantes.