Estos porcentajes surgen del relevamiento de precios que Vía País realiza en diferentes ciudades de Argentina.


En septiembre, Ushuaia volvió a tener la canasta de alimentos más cara del país. En la capital fueguina se pagó un 26 % más que en Paraná, ciudad en la que un conjunto de 45 productos pensados para el consumo mensual de una familia costó $22.506,69. El rubro que más aumentos registró fue el de frutas y verduras, y fueron los productos que presentaron la mayor dispersión de precio superando el 400 %.

Los precios en las góndolas de Corrientes fueron las que mayor variación presentaron este mes ya que se pagó un 18,43 % más en relación a lo que costó en agosto. El mayor incremento se dió en las frutas y verduras, donde la diferencia es del 47,82 %, es decir que en el noveno mes del 2020 en la capital correntina se pagó $3.922,4 por un bolsón de 10 productos vegetales: $1.269 más que el mes pasado.

Compras en supermercados (Archivo Los Andes)

Estas comparaciones de precios fueron hechas nuevamente en 20 nodos de Vía País, durante la última semana de septiembre, con base en la lista de productos que ​La Voz del Interior utiliza desde hace una década para relevamientos en la ciudad de Córdoba. La misma está pensada en el consumo mensual de una familia de clase media compuesta por cuatro integrantes. En promedio se necesitó $24.303,56 para comprar esta lista de supermercados en Argentina

En cuanto a la dispersión de precios a lo largo y ancho del país los números aumentaron: llegan hasta el 480 %, como es el caso de la acelga. La lechuga se paga un 417 % más caro en Ushuaia en comparación al menor precio que se registró en San Luis ($49,5). 

Suba en las frutas y verduras

El rubro de los vegetales es el que mayores variaciones presentó en todo el país. El bolsón más caro volvió a ser el de Ushuaia ($4.592,80) mientras que los sanjuaninos fueron los que menos pagaron: los mismos diez productos se consiguen en promedio por 1.946,40 pesos menos.

Las mayores subas se registraron en la lechuga, el tomate perita, la acelga y la papa. Estos productos llegaron a duplicar los precios del mes de agosto. Por ejemplo: en Ushuaia el kilo de lechuga repollada se pagó un 184,76 % más que el mes pasado y en San Francisco (Córdoba) el tomate aumentó un 171,60 % desde el último relevamiento.

Verdulerías porteñas y bonaerenses sufren el sideral aumento del tomate. (Clarín)

De agosto a septiembre en Corrientes las frutas y verduras presentaron el mayor aumento de precio. El bolsón se pagó en promedio un 47 % más, es decir que los correntinos de un mes al otro pagaron $1.269 más que en el mes de agosto. La menor suba se registró en las góndolas de Rosario (6 %). 

Los precios variaron mucho durante el mes de septiembre de provincia en provincia y esta categoría fue la que mayores dispersiones presentó. Salvo la banana, cuyo valor puede llegar a variar un 89 % dentro del país, en el resto de los productos la brecha se amplía llegando al 480 % como es el caso de la acelga o el 417 % en la lechuga. Los precios máximos se registraron en Ushuaia, mientras que los mínimos en San Luis.  

El kilo de manzana se paga $122,01 más en la localidad cordobesa de La Calera en comparación con el precio promedio en las góndolas de San Juan ($77,98). La zanahoria es el tercer producto con mayor dispersión en esta categoría ya que en Caleta Olivia se paga por el kilo un 227 % más que en San Francisco.

Los precios de la carne variaron en todo el territorio

Comparando los valores de los cortes de carne del relevamiento del mes de agosto con el actual se observan que aumentos que van del 23 al 61 por ciento, mientras que en algunas ciudades los precios bajaron. Si nos centramos en la tira de asado, notamos que en el sur se registran los picos máximos y mínimos de variaciones: en Caleta Olivia aumentó un 61 %, mientras que en Ushuaia bajó un 30 %, que representan $113,1.

Compras en supermercados (Archivo Los Andes)

El jamón cocido fue otro de los productos que subió en varias plazas su precio: en Posadas se incrementó un 59 % mientras que en Mendoza su valor bajó un 18 %. Otro corte que varió fue la carne picada o molida, especialmente en San Francisco, donde un kilo se consiguió en promedio por 113,37 pesos más que en agosto; mientras que en Corrientes bajó casi $110 (35 %).

En cuanto a la dispersión de precios, el pollo es el que mayor diferencia presentó: en las góndolas mendocinas se paga un 161 % más que en las de la capital de Entre Ríos. Otro corte que tiene el mejor precio promedio en Paraná es la tira de asado; se paga $384,05 menos que en Ushuaia.

Lácteos: categoría con variaciones moderadas

En el rubro de los lácteos las variación de precios entre provincias van del 28 al 60 %, siendo la leche el producto que se destaca: en suelo cordobés, San Francisco, se paga un 60 % más el litro en relación al precio promedio que se registró en el Conurbano bonaerense.

Otro producto que mostró diferencias según la zona en la que se lo compra fue el queso cremoso: el kilo se pagó casi $200 más en Esquel a comparación con el precio promedio de los supermercados del Conurbano.

Compras en supermercados (Archivo Los Andes)

En cuanto al aumento o bajas de precio en relación al mes de agosto el panorama se presenta variado a lo largo y ancho del país. El queso rallado por ejemplo aumentó un 31 % en Ushuaia pero en Córdoba capital el precio bajó poco más de un 5 %.

La manteca es el producto que menos incrementó su precio según los datos del último relevamiento, siendo los locales de la capital mendocina quienes registraron un 4,5 % promedio de aumento; mientras que en Rafaela este mismo producto se consiguió por un 20 % menos, que se traduce en 27,90 pesos.

La dispersión de la yerba llega al 135 % 

Algunos productos básicos, que no suelen faltar en las alacenas de los argentinos, varían su precio según en que ciudad estamos y algunas diferencias superan el 200 %. Como es el caso del café, que se paga un 225 % más en Corrientes que en la capital puntana. El precio del paquete de sal también varía según la góndola: en Caleta Olivia cuesta casi $60 más que en Mar del Plata.

La yerba, otro producto común en los hogares argentinos, no se escapa de esta dispersión: en Esquel se paga $209,78 más que en la capital sanjuanina. O el kilo de pan en Ushuaia se paga un 140 % más en relación del menor precio promedio que se registró en Jujuy ($87,67).

Compras en supermercados (Archivo Los Andes)

En cuanto a las subas o bajas que se produjeron de un relevamiento, las góndolas de la ciudad de Corrientes son las que más sufrieron en este rubro: subió el café un 232 %, el pan un 85 % y el aceite un 66 %. La contracara de estos porcentajes son las bajas que se registraron en Esquel (51 %) y San Francisco (12 %, 37 %) en los productos antes mencionados. 

La harina también aumentó casi al doble en la tierra del Chamamé, mientras que en Rosario se registró una baja del 44 % que representan unos 30,53 pesos menos en el precio de septiembre.

Limpieza e higiene: mayor dispersión en papel higiénico y pañales

Según los números del último relevamiento, el papel higiénico se paga en La Plata un 183 % más caro que en La Calera; y se repite el escenario en los pañales: los platenses pagan un 147 % más que los cordobeses. Otro artículo que presenta una gran dispersión son las toallitas femeninas ya que en Mar del Plata se paga un 116 % más que en Mendoza, esto se traduce en una diferencia de $120,46. La afeitadora masculina en Esquel se paga un 143 % más que en Santa Rosa.

Si observamos los números de agosto notamos que el mayor incremento se dio en la capital correntina: el jabón líquido para lavar la ropa presentó un aumento promedio del 102 %, mientras que en San Francisco bajó casi un 21 %. La mayor baja de un mes al otro se registró en los pañales: en Posadas se pagó un 36 % menos; pero la contracara se vio en las góndolas de Esquel donde el producto se consiguió un 60 % más caro.

Compras en supermercados (Archivo Los Andes)

La lavandina, un producto básico para la desinfección en este momento de pandemia, también varió: en Esquel aumentó casi un 43 %, mientras que en Corrientes se la consiguió en promedio por un 14 % menos a comparación con el mes de agosto. 

Este relevamiento, que sigue una metodología propia –no equiparable con la de un organismo especializado en medición de precios–, se propone analizar la evolución mes a mes de los costos en las góndolas a lo largo y ancho del país. La lista de productos se puede ver acá.




Comentarios