En base a los datos del relevamiento de precios que realiza mensualmente Vía País, se registraron incrementos que superan el 60 %.


Los precios de los distintos cortes de carne no solo variaron su precio a lo largo y ancho del país de agosto a septiembre sino que se acentuó la diferencia entre las góndolas de cada provincia. La dispersión supera el 145 % en algunos casos.

Según los datos recolectados en el relevamiento de precios que Vía País realiza desde el mes de julio en distintas ciudades del país, los precios subieron o bajaron según la ciudad pero la dispersión aumentó en todos los alimentos de este rubro incluidos en la canasta.

La Municipalidad de La Plata verifica el cumplimiento de precios máximos de carne y productos avícolas (Municipalidad de La Plata)

La costilla fue el corte que mayor aumento tuvo en promedio: en Caleta Olivia se pagó un 61,35 % más en relación al valor de julio, que en el bolsillo se traduce en $236,90. Pero este mismo corte bajó su valor en tres de las 20 localidades en las que se realizó el relevamiento: Paraná (30 %), San Francisco (20 %) y CABA (0,8 %).

Incluso la diferencia de precios entre estas localidades se incrementó de un mes a otro, ya que por este corte de asado el mes pasado en Ushuaia, se pagaba por el kilo un 113 % más que en Rafaela ($247), y en septiembre, también en la ciudad sureña se paga un 146 % más que en Paraná. Esto traducido a pesos indica que en promedio, por un kilo de tira de asada en la capital de Tierra del Fuego se paga $384,05 más que en la capital entrerriana.

Si analizamos el precio promedio del kilo de pollo fresco, notamos que la diferencia según en que parte del mapa argentino estemos parado llega al 161 %, porcentaje mayor al que se registró en agosto (130 %). Es decir que en septiembre los mendocinos pagaron en promedio $140,38 más que los vecinos de Paraná por el mismo alimento.

Paquetes de carne en una carnicería en Hong Kong (EFE/Jerome Favre)

Otro corte que aumentó de un mes a otro de manera dispar en Argentina fue la nalga de novillo: los correntinos pagaron en promedio un 42 % más por un kilo de este corte en relación al mes de agosto; mientras que en Mar del Plata el precio bajó un 24,30 % y se pagó $106,67 en promedio.

La dispersión de precio de este corte el mes pasado fue del 53,32 %, lo que representó que quienes viven en Esquel pagaran $191,45 más que en Corrientes por un kilo de este corte. Y durante el mes de septiembre esta diferencia aumentó, aunque en menor medida en relación a los otros productos de este rubro: en Caleta Olivia se pagó un 73 % más que en las góndolas de “La Feliz”.

(Photographers: Noriko Hayashi/Bloomberg)

La carne picada o molida común también aumentó la diferencia de precios entre las localidades: en agosto el máximo registrado fue del 96,18 % mientras que en septiembre llegó al 138 % entre la ciudad de Esquel y Mar del Plata.

En cuanto al precio de agosto en comparación con la del último relevamiento, se observa que en San Francisco este producto aumentó un 45,05 %, que se traducen en $113,37 en el bolsillo de los cordobeses; mientras que en Corrientes el precio bajó un 35,4 %.

Este relevamiento, que sigue una metodología propia –no equiparable con la de un organismo especializado en medición de precios–, se propone analizar la evolución mes a mes de los costos en las góndolas a lo largo y ancho del país. La lista de productos se puede ver acá.




Comentarios