En el relevamiento realizado por Vía País en el mes de agosto, Ushuaia volvió a ser la ciudad con la canasta de alimentos más cara y Corrientes la de menores precios.


Durante agosto, se acentuó la dispersión de precios de las frutas y verduras a lo largo y ancho del país. Comprar un bolsón de vegetales compuesto por 10 variedades costó el mes pasado $4.053,80 en Ushuaia; un 62 % más caro que en Río Primero (Córdoba). Un relevamiento similar, realizado en julio, había arrojado una diferencia de 65 % entre la ciudad donde ese bolsón era más caro ($3.790,80) y aquella en la que era más barato.

Si hablamos de la canasta de alimentos compuesta por 45 productos pensados para el consumo mensual de una familia de clase media compuesta por cuatro integrantes, Ushuaia volvió a ser la plaza más costosa ($26.177,66) y Corrientes mantuvo la tendencia de julio, ya que en sus góndolas los mismos productos se consiguen por $20.915,48.

Controles de precios en Carlos Paz (foto: Municipal).

Estas comparaciones de precios fueron hechas nuevamente en varios nodos de Vía País con base en la lista de productos que ​La Voz del Interior utiliza desde hace una década para relevamientos en la ciudad de Córdoba; pero este mes se incluyeron cuatro productos más en relación con julio. La incorporación atiende a que estos son elementos de consumo común (mayonesa, sal y jugos en polvo), y por tratarse de un producto básico de higiene menstrual (toallitas femeninas).

Fuertes dispersiones de precio en frutas y verduras

Las diferencias de precios promedio en las verdulerías van desde 57 % hasta 180 %. Este último porcentaje equivale a lo que se paga de más en Esquel por un kilo de papa en comparación con el valor que se registró en Paraná y Mar del Plata ($24,90). El tomate perita fue otro de los productos que presentó una gran variación: en Caleta Olivia el kilo costó $134, 123 % más que en la localidad cordobesa de Río Primero. El kilo de cebolla en Ushuaia se pagó casi $110 más que en la capital correntina. Otra abultada dispersión entre la ciudad austral y la tierra del chamamé se presentó en la naranja: en Tierra del Fuego costó casi 140 % más. 

La mayor dispersión de precios se registró en los vegetales.

Si nos trasladamos a Cuyo, encontraremos el anco y la manzana más baratos del relevamiento: en promedio se pagó $23,73 y 75,74, respectivamente, mientras que los valores más altos se registraron en Río Primero, $57,50 el zapallo, y Rafaela, $139,33 la manzana colorada.

En Paraná se registró la mayor baja de precio del bolsón de vegetales en comparación con julio (27,4 %), mientras que el mayor aumento se dio en Caleta Olivia (22 %), pero la ciudad más cara en este rubro volvió a ser Ushuaia: sus precios promedio subieron un 4,8 % y alcanzaron $4053,80. El bolsón de menor valor se consiguió en Río Primero ($2.498).

Gran disparidad de precio en los pañales y toallitas femeninas

En cuanto a los elementos de limpieza e higiene personal, la mayor dispersión se registró en los pañales: en La Plata, cuestan casi 180 % más que en Esquel, Chubut. Otra gran diferencia se registró en el jabón líquido para lavar la ropa, ya que en Río Primero su valor se incrementa un 141 % en relación con el precio promedio en las góndolas de Corrientes.

El precio de las toallitas femeninas varía de norte a sur, pero la mayor dispersión se registró dentro de la provincia de Córdoba, donde en la ciudad capital se pagó un 135 % más que en Río Primero ($76,99).

Compras en supermercados (MSR)

La lavandina más barata en promedio se consiguió en Rafaela ($41,75), mientras que en Santa Rosa se pagó un 39 % más por este producto. En la ciudad santafesina, también se registró el precio más bajo en detergente ($53,86), mientras que en Esquel se lo pagó un 113 % más.

Carne picada y pollo: los cortes de carne con mayor dispersión 

En promedio, los vecinos de Esquel pagaron un 175 % más el kilo de carne picada en relación con quienes viven en el Conurbano bonaerense. Para ser más precisos, en el sur se pagó 275 pesos más por el kilo de este corte que en la provincia de Buenos Aires.

En el caso del pollo, presentó una dispersión del 130 % entre el precio promedio más elevado, que se registró en Mendoza y el monto que se pagó en Río Primero: $92,50. El kilo de nalga de novillo también presentó una diferencia superior a los $190 entre las ciudades de Corrientes y Esquel, y nuevamente esta última fue la más cara ($464,45).

Supermercado de Buenos Aires (EFE/Juan Ignacio Roncoroni)

La costilla o tira de asado más económica se encontró en los supermercados de Rafaela ($274), mientras que en Ushuaia el valor de este corte se incrementó casi en un 114 %. En Paraná, el precio del jamón cocido promedio fue de $896,75 (kilo), mientras que en tierras correntinas se pagó $399.

En los productos de almacén también se notan diferencias

La sal es uno de los artículos que mayor dispersión de precio registró: en Paraná se paga 172 % más que en la ciudad de Posadas ($21,90). La harina con mayor costo promedio la encontramos en Rosario, donde el kilo se paga un 95,5 % más que en suelo cordobés, más precisamente en Río Primero ($35,49).

Si analizamos el precio del kilo de pan, detectamos que en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se lo paga en promedio $124.67, mientras que en Río Primero cuesta un 48 % menos. La docena de huevos, por su parte, tuvo el mayor valor en Rosario, mientras que en la capital cordobesa se la paga $60 menos.

Cajera de supermercado.

En cuanto al café para filtro, la dispersión que se registró fue del 123,6%. En las góndolas de Corrientes, se consigue el medio kilo a $124,35 en promedio, mientras que si bajamos en el mapa y llegamos a Esquel, por este producto se paga 278,06 pesos.

Una diferencia menor, pero significativa, se puede notar en el precio del aceite: en Paraná se paga un 103 % más que en la capital correntina por la botella de 1,5 litros de aceite de girasol. Los tallarines más económicos se volvieron a encontrar en San Francisco ($42,70), mientras que a unos 150 kilómetros, en los supermercados de Río Primero, se consigue el paquete un 106,5 % más caro. 

La dispersión de los lácteos ronda el 50 %

Al analizar el sector de los alimentos refrigerados, notamos que la leche más barata se consigue en Paraná ($53), mientras que en Río Primero se paga un 59 % más por el sachet de un litro. El queso cremoso es el que mayor diferencia presentó: en Ushuaia cuesta un 61 % más que en Corrientes ($320).

La manteca más barata en promedio se consigue en las góndolas de Córdoba ($116,58), mientras que en Posadas se pagan casi $60 más por el paquete de 200 gramos. Si volvemos a los quesos, el paquete de rallado más económico se consiguió en Ushuaia: los 40 gramos, $44. Mientras que en La Plata se pagó en promedio $21 más. 

Las variaciones llegan al 180 %.

Este relevamiento, que sigue una metodología propia –no equiparable con la de un organismo especializado en medición de precios–, se propone analizar la evolución mes a mes de los costos en las góndolas a lo largo y ancho del país.

Los productos incluidos en la canasta corresponden a la misma marca y cantidad, u otras de similares características cuando las previstas no se consiguen en la región:

  • Harina 000
  • Yerba
  • Azúcar
  • Pan francés
  • Arroz en caja
  • Tallarines
  • Mayonesa
  • Sal
  • Galletitas de agua
  • Jugo en polvo
  • Café para filtro
  • Aceite girasol
  • Gaseosa
  • Puré de tomates
  • Huevos color
  • Pollo
  • Nalga de novillo
  • Carne picada
  • Tira de asado o costilla de novillo
  • Jamón cocido
  • Leche en sachet
  • Queso cremoso
  • Queso rallado
  • Manteca
  • Jabón para la ropa líquido
  • Papel higiénico
  • Champú
  • Toallitas femeninas
  • Detergente
  • Pañales
  • Lavandina
  • Jabón de tocador
  • Desodorante corporal
  • Pasta dental
  • Afeitadoras descartables
  • Papa
  • Tomate perita
  • Cebolla
  • Acelga
  • Lechuga repollada
  • Zanahoria
  • Anco
  • Manzana
  • Banana
  • Naranja



Comentarios