El 2021 arrancó con la canasta de alimentos más cara ubicada en el sur del país, más precisamente en la localidad santacruceña de Caleta Olivia donde, en promedio, para la compra de productos pensada para el consumo mensual de una familia con cuatro integrantes se necesitó $31.083,83, y si vemos la diferencia con el monto que se necesitó para comprar lo mismo en Paraná, en el sur se gastó un 17,3% más. Traducido a pesos fueron $4.586,53 más los que se gastaron en promedio. Si analizamos esta diferencia notamos que a valor peso la dispersión mayor supera los $400, es el caso de las carnes, mientras que en las verduras estas diferencias llegan al 400%.

Si hacemos un desglose de los números que arroja el relevamiento que VíaPaís realiza todos los meses en diferentes localidades de Argentina, en el rubro “almacén” las diferencias van desde el 20% hasta 174%, esta última equivale a un aumento de casi $210 por un mismo producto. Estamos hablando del aceite y la diferencia se da entre ciudades cercanas: en La Plata se paga un 173,7% más que en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, es decir que la dispersión promedio en pesos es de 209,44.

En supermercados el mayor incremento se registró en artículos de limpieza (Susana Beatriz Ajo)

La yerba es el segundo producto en cuanto a la diferencia en cantidad de dinero que se necesita: en Santa Rosa se paga en promedio un 63,2% más, es decir $169,6, que en La Plata. La siguen el arroz y huevos: el primero en Caleta Olivia se paga un 104,7% más ($96,16) que en la capital pampeana, y los segundos se paga en promedio en Tucumán 81,9% más, es decir $84, que en suelo sanjuanino. Siguiendo con los porcentajes más altos, en segundo lugar se encuentran el paquete de tallarines: en la localidad santafesina de Pérez se lo paga un 164,6% más que en la provincia de Córdoba, más precisamente en San Francisco.

Al analizar los números de la carne el impacto en los bolsillos es mayor ya que la dispersión va desde el 60% y roza el 160%, pero estos porcentajes transformados en pesos pueden superar los $400. El pollo se consigue en San Juan un 158,1% más caro que en Paraná y esta diferencia es de $204,6; pero si vamos a la mayor dispersión en pesos la encontramos en jamón cocido ya que el precio por kilo en La Plata se pagó hasta 423,21 pesos más que en Posadas. Lo siguen el corte de nalga (en Caleta Olivia se pagó $321,45 más que en Tucumán) y la tira de asado (en Jujuy pagaron $288,27 más que en CABA).

En los lácteos la diferencia de precios entre ciudades es más “pareja”, pero donde se percibió la mayor diferencia entre góndolas se en el precio promedio del queso cremoso: en Tucumán se pagó un 73,9% más que en Pérez, y esto “pasado a billetes” son $243,63. La leche, producto que suele estar presente en todo hogar, en San Francisco se pagó un 46,6% más en comparación con el valor registrado en CABA y el Conurbano bonaerense.

Las frutas y verduras son las que presentan mayor dispersión.Anna Shvets | Pexels

Pasando por el sector de verdulería detectamos, como ocurre mes a mes, la mayor diferencia: va desde el 63 hasta el 410 por ciento; este último es el caso de la acelga que se la consigue en Caleta un 413,7% más cara que en San Juan. Luego, en precio por kilo promedio, lo siguen:

  • Papa: en Caleta Olivia se paga un 196,5% más que en Tucumán, es decir, 62,9 pesos más.
  • Anco: en San Francisco se paga un 193,3% más que en San Juan, es decir, 72,5 pesos más.
  • Cebolla: en Caleta se paga un 157,1% más que en San Juan, es decir, 69,95 pesos más.
  • Zanahoria: en Caleta Olivia se paga un 156% más que en Tucumán, es decir, 56,95 pesos más.

Después de la acelga y el anco, en pesos la mayor diferencia se observa en el precio del kilo de manzana que en San Francisco se pagó el kilo promedio $120,74 más que en CABA, y la naranja que en la capital de la provincia de Buenos Aires se pagó un 90% más que en Jujuy, $94,47 más.

Los productos de limpieza e higiene no son la excepción. Un paquete de papel higiénico en Santa Rosa se pagan hasta un 156,3% más que en Pérez, mientras que una diferencia similar se observa en las afeitadoras: 131,1% más que en Tucumán. El detergente es otro elemento que presenta una dispersión superior al 100%: en Caleta se pagó un 126,9% más que en Rafaela, son algunas de las diferencias de precios que se ven en las góndolas y se sienten en el bolsillo de los argentinos.