El argentino Diego Schwartzman reconoció que el español Pablo Carreño fue superior en el partido que le ganó en los cuartos de final del Abierto de tenis de Estados Unidos, donde no sintió molestias de la lesión que había sufrido en el encuentro de octavos ante el francés Lucas Pouille.

"Me sentí bien, recuperado. Ayer tuve molestias al entrenar, pero hoy me sentí bien, no tuve problemas en el aductor", destacó Schwartzman después del encuentro que perdió ante Carreño por 6-4, 6-4 y 6-2 en dos horas de juego.

De esa manera, el trigésimo tercer jugador del ranking no tendrá inconvenientes para sumarse al equipo argentino de Copa Davis que jugará la próxima semana ante Kazajstán, después de pasar dos días de descanso por Buenos Aires.

"Pablo jugó mejor y se mereció la victoria. Estuvo con mucha confianza, arrancó muy agresivo y yo no pude aprovechar las oportunidades que generé en el segundo set. Ahí podría haber cambiado la historia. Ya en el tercer set era muy difícil, además bajé un poco porque ya tenía cansancio", analizó el argentino.

A pesar de la derrota, el balance para Schwartzman resultó muy positivo, con sus primeros cuartos de final en un Grand Slam de su carrera. "Fue una semana y media tremenda, en la que hice partidos muy buenos. Me generé esa confianza de poder jugar y ganar partidos ante jugadores que están mejor en el ranking que yo", remarcó el argentino.