El comunicado de la coalición opositora tuvo un rebote inesperado hacia adentro.


“Siguen ensuciando y tratando de vincular a nuestra vicepresidenta. Cristina Kirchner no tiene un pomo que ver con esto”. De nuevo, al igual que el domingo a la noche, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, criticó a Juntos por el Cambio por echar sombras sobre el crimen de Fabián Gutiérrez, exsecretario privado hasta 2010 de la dos veces Presidenta de la Nación.

Este lunes la autopsia confirmó que Gutiérrez fue asfixiado y las pesquisas, por ahora, apuntan a un homicidio con móviles económicos.

La declaración de Cafiero aún se hace eco del comunicado difundido por Juntos por el Cambio el sábado pasado, y que se tituló “Un crimen de extrema gravedad institucional”. El escrito fue impulsado por la titular del PRO, Patricia Bullrich, firmado por los presidentes partidarios de la UCR y la Coalición Cívica, Alfredo Cornejo y Maximiliano Ferraro, y escrito por Hernán Iglesias Illa, un publicista del exgobierno de Cambiemos, de estrecha relación con Marcos Peña.

“Hay un sector de la oposición que siembra el odio, siembra miedo; hay otro sector con el que se puede trabajar, que son los gobernadores, los intendentes y quienes están más abocados a la lucha contra la pandemia”, dijo Cafiero en declaraciones radiales.

(Foto: TÉLAM)

El domingo, el presidente Alberto Fernández había calificado de “canallesca” a la intención de alentar sospechas políticas respecto al homicidio.

“Insinuar que se produjo por tener una relación con la ‘causa de los cuadernos” es miserable”, insistió Fernández. Fabián Gutiérrez declaró en esa causa como imputado colaborador, pero no como “testigo protegido”, como indicaron algunos dirigentes de Juntos por el Cambio. En su declaración, Gutiérrez dijo haber visto que se trasladaban “bolsos” hacia Santa Cruz, aunque también admitió no saber qué contenían.

El comunicado de Juntos por el Cambio tuvo un rebote inesperado para adentro de la coalición, ahora opositora. “No tienen por qué consultarme a mí, obviamente; yo, a lo mejor, hubiera esperado un par de horas, pero eso lo digo a título personal”, reconoció el radical Mario Negri y presidente del interbloque de diputados nacionales de JxC.

Algo parecido dijo a este diario, el jefe de los diputados del PRO, el peronista Alvaro González (ligado a Rodríguez Larreta): “El comunicado fue hecho por los presidentes partidarios (de la coalición); los diputados no fuimos consultados; hay que actuar con prudencia”, sostuvo.

El exministro del Interior de la gestión de Cambiemos, Rogelio Frigerio, también se despegó del comunicado. “Hay que tener un comportamiento responsable y moderado, sobre todo en este contexto tan difícil de la pandemia”, dijo.

Nicolás Massot (que al igual que Frigerio, revistan en un sector peronista dentro del PRO) pidió “darle tiempo” a la investigación judicial y abogó por “evitar engrietar”.

El comunicado firmado por Cornejo, Bullrich y Ferraro también cayó mal en el Frente Cívico de Córdoba. El senador Ernesto Martínez, presidente del partido cuyo fundador y referente es el diputado Luis Juez, dijo a este medio que en este espacio político están “totalmente en desacuerdo con el comunicado”.

“Las infamias no se responden con infamias”, dijo Martínez, en alusión a los comentarios de Patricia Bullrich, dirigiéndose a Alberto Fernández: “Le recuerdo que usted fue uno de los primeros en vincular a nuestro gobierno con la desaparición de [Santiago] Maldonado”, escribió en Twitter la exministra de Seguridad de Mauricio Macri.

(Twitter: @PatoBullrich)

Ernesto Martínez cuestionó el comunicado: “Ni el diputado Juez ni yo, como senador, como representantes del Frente Cívico, hemos sido consultados y estamos en descontento con esa actitud”, insistió ante la consulta de este medio.

Cornejo defendió su posición: “Nos expresamos sin hacer ningún tipo de conjeturas, en ningún momento apresuramos una hipótesis; sí lo único que señalamos es que es un ex secretario de una expresidenta (por Cristina Kirchner) que hoy está nuevamente en el poder, que había declarado en contra de ella, y que participa de la investigación su sobrina, e hija de la gobernadora, que por qué no traer la investigación a la justicia federal si él está involucrado en una investigación federal”, dijo el exgobernador de Mendoza.

En off, un diputado nacional del PRO relacionó el tono del comunicado a una reacción personal de Bullrich: “le tiraron con todo por el tema Maldonado; pero eso no la justifica”, aclaró.

Las distintas interpretaciones dentro de Juntos por el Cambio sobre el crimen quedaron no solo expuestas en las declaraciones de algunos dirigentes, sino también en el silencio de los gobernadores de la coalición opositora: Horacio Rodríguez Larreta (CABA), Omar Suárez (Mendoza), Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Valdés (Corrientes) no se pronunciaron sobre este episodio. Los influyentes intendentes bonaerenses Jorge Macri (Vicente López) y Néstor Grindetti (Lanús) dejaron trascender su oposición a la postura de Bullrich. María Eugenia Vidal tampoco dijo nada.

Muerte por asfixia (mediante un cable), tres puñaladas en el cuello, golpes, surgieron de la autopsia hecha en Río Gallegos. Gutiérrez, de 46 años, desapareció el miércoles y su muerte podría haber ocurrido el viernes. El cadáver fue encontrado el sábado en una obra en construcción, en un barrio de El Calafate.

Gabriel Giordano, abogado de la familia de Fabián Gutiérrez, dijo que el crimen estuvo movilizado “por un objetivo económico; es una cuestión de naturaleza local; descartamos la hipótesis política”.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.




Comentarios