Las fotos de esta inusual mascota se hicieron virales en las redes sociales. A qué se debe su condición.


La familia King, oriunda de Portland en el estado de Oregon (los Estados Unidos), estaba expectante por el parto de su gata. Todos sabían que ocurriría próximamente y se preparaban para la llegada de los nuevos integrantes del clan.

Pero lo que esta familia nunca se imaginó es que uno de los cachorros iba a ser tan particular: uno de los cuatro gatitos que dio a luz su mascota tiene dos caras.

El pasado miércoles, Kyla King se despertó y fue a chequear a la gata. Encontró que el parto había tenido lugar durante la noche. Así fue que levantó, uno por uno, a cada gatito para comprobar que se encontraran bien tras su nacimiento.

Los King encontraron esta semana que uno de los cuatro gatitos que dio a luz su mascota tiene dos caras.

En los primeros tres no encontró nada por fuera de lo esperable. Sin embargo, notó que el cuarto crío era bastante peculiar: tenía cuatro ojos, dos narices y dos bocas.

En ese mismo momento Kyla le mandó una foto a su esposo, BJ. Luego de que sus hijos tomaran conocimiento de lo acontecido, decidieron compartir en las redes sociales la imagen de la rareza en este gatito que habían descubierto. “Pensé que recibiríamos algo de atención por el tema, pero esto escaló realmente, más rápido de lo que imaginábamos”, señaló BJ en diálogo con medios locales, luego de que la foto se viralizara en cuestión de horas.

Los gatos con dos caras son conocidos como “Janus”, por el dios romano que es representado con dos rostros.

¿A qué se debe? Los gatos con dos caras son conocidos como “Janus”, por el dios romano que usualmente es representado con dos rostros en la mitología.

Tienen un exceso de una proteína que se llama «sonic hedgehog» que influye en el desarrollo de su cara. Además, aparentemente no tienen sexo identificable.

Se trata de una malformación congénita llamada duplicación craneal. Si bien la mayoría de los gatos “Janus” no viven más de un día, hay registro de uno que vivió 14 años y entró al Récord Guinness como el gato “Janus” más longevo. Pudo sobrevivir ya que solo tenía un esófago, lo que hacía que los problemas respiratorios fueran menos complicados.

Se trata de una malformación congénita llamada duplicación craneal.

“La gata no puede amamantarlo de forma correcta porque tiene dos bocas”, explicó Kyla a la prensa local. Por esa razón, ella se convirtió en la encargada de alimentarlo. “Haremos lo mejor que podamos“, manifestó la mujer, aunque aclaró: “Somos realistas y sabemos que podría no sobrevivir“.

Por el momento, el gato sigue alimentándose y parece estar saludable. Además de ser un “Janus”, Kyla contó que es más pequeño que los demás gatitos, por lo que también podría ser enano.

Los King detectaron que la cara izquierda de Biscuit es más fuerte que la derecha. Su cabeza es demasiado grande para ser soportada completamente por su cuerpo. 




Comentarios