El ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires consideró "un verso" que con las pulseras electrónicas se controlen las domiciliarias.


Sergio Berni, ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, cuestionó el hecho de que los presos con riesgo de contraer coronavirus sean beneficiados con la prisión domiciliaria. El funcionario aseguró que si fuera por él “no sale ninguno”.

En las últimas horas, el presidente Alberto Fernández​ se manifestó a favor de que los presos comunes que integran grupos de riesgo de contagio accedan a este beneficio. Sin embargo, Berni dijo que es un “verso” que con las pulseras electrónicas se puede controlar a los presos, y aseguró que en el territorio bonaerense “no hay cantidad suficiente de pulseras para todos los presos que quieran liberar”.

Durante una entrevista en el canal América, Berni afirmó: “Es una situación muy excepcional, donde mi visión no tiene mucha injerencia porque las cárceles dependen administrativamente del Ministerio de Justicia y la libertad de cada uno de los presos depende de los jueces”.

“Además hay una sobreactuación de algunos organismos de derechos humanos que tensan permanentemente y logran llevar una expectativa falsa. Los organismos de derechos humanos quieren que los presos estén afuera”, agregó, y aclaró: “Por suerte para los presos no depende de mi opinión, porque si fuese por mí no sale ninguno”.

“Hoy las cárceles son un lugar complicado no solamente por la sobrepoblación que tienen sino por todas las expectativas que se van generando”, concluyó el ministro.




Comentarios