El presiente aseguró que una de sus principales preocupaciones en este momento es que nadie pase hambre.


El presiente Alberto Fernández aseguró hoy que una de sus principales preocupaciones en este momento es que “nadie pase hambre” en esta crisis sanitaria por el coronavirus y afirmó que por ello se lanzará un paquete de medidas económicas para paliar la situación, por lo que afirmó: “Salvemos la vida, después veremos cómo salimos adelante”.

Estamos en una situación muy delicada. El mundo está afrontando una pandemia que está causando estragos. Después de asolar a China, sigue matando gente en Italia, España, Francia”, dijo el jefe de Estado y luego explicó que el gobierno, las provincias y los municipios están preparando al sistema de salud para poder dar una respuesta cuando llegue el pico de contagios en el país.

Fernández apuntó que la pandemia puso “a prueba” a su Gobierno, a la sociedad argentina y al mundo entero, que busca poder dar una respuesta al avance del virus. América Latina tiene una ventaja, porque pudo ver como se desarrolló en otros países y entonces tomar esa experiencia. Por ello, explicó, siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se dictaron medidas restrictivas para la circulación de las personas.

“Esto es un hecho inesperado y desconocido. La gente no sabía lo que era el coronavirus en esta variante. Nadie lo conoció. Por lo tanto no existe el remedio que lo cure. Todo es un proceso muy dinámico en el que se tiene en cuenta la experiencia que se va acumulando. Lo único que sirve por ahora es quedarse en casa”, expresó Fernández en Radio Nacional.

Señaló además que para “resolver la economía en lo inmediato” el Gobierno cuenta con recursos que están siendo inyectados de distintas maneras. Se organizó “un gran paquete de dinero” que va a subsidios para las pymes, al Repro para salarios caídos, fondos de desempleo, auxilios para personas que no tienen ayuda del Estado, aumentos para la AUH y las jubilaciones, entre otras medidas.

“Hicimos eso para que todos puedan sobrellevar esta crisis. Y cuando la crisis de la salud pase veremos como todo empieza a ordenarse. ¿Cuál es mi mayor preocupación ahora? Que ninguna persona pase hambre y que la economía no se paralice totalmente”, dijo el jefe de Estado.

(Foto: Juan MABROMATA / AFP)

El dilema que se planteó

Según Fernández, el mundo no será igual y la economía mundial tampoco cuando se termine la pandemia de coronavirus, por las secuelas económicas y sociales que esta crisis está generando en los cinco continentes.

“Se cayó una ficción que decía que en los mercados liberados uno podía acumular riquezas sin riesgos. Y lo que vemos es que un día apareció un virus y se llevó fortunas multimillonarias que se derrumbaron de un modo asombroso”, dijo.

Expresó que ante este “virus muy tremendo que nadie sabe cómo atacar ni cómo frenar” se planteó una “disyuntiva” entre los jefes de Estado y de Gobierno de todo el mundo, que consiste en cuidar a la economía o a la vida.

Por ello, dijo que quienes decidieron cuidar la economía hicieron un estrago con la vida de sus pueblos. “Yo también me planteé el dilema. Muchos me dijeron: ‘escúchame, vas a destruir la economía’. Yo dije: si el dilema es la economía o la vida, yo elijo la vida. Después veremos cómo salir adelante”, sostuvo Fernández.

Y concluyó: “Nosotros elegimos cuidar la vida de la gente y eso frena la economía, para los ingresos, eso genera que todos nos empobrezcamos un poco, pero lo más importante es preservar la vida”.




Comentarios