El efecto del coronavirus COVID-19 llegó también al mundo de la NBA, que comenzó a trabajar en un plan de prevención con recomendaciones básicas a los jugadores. La primera será la de evitar que los deportistas se den la mano con los hinchas cuando los esperan para saludarlos o cuando abandonan el campo por los túneles.

Tampoco deben usar los objetos de escribir que les ofrezcan los fanáticos para que les firmen autógrafos si desean seguir haciéndolo, o simplemente no firmar más durante el tiempo que dure el brote del coronavirus.

James Harden saludando a los hinchas (Foto: Troy Taormina-USA TODAY Sports)

La liga, a través de la oficina del comisionado de la NBA, Adam Silver, ya ha enviado un memorando interno a todos los equipos para que tengan en cuenta también la posibilidad de que los entrenamientos y eventos fuera de Estados Unidos sean limitados o incluso cancelados, debido a la posible escalada del brote de coronavirus.

Debido a ello, el inicio de la temporada 2020-21 que inicialmente está previsto que se lleve a cabo en Japón, podría estar en peligro y más después de que la fase de clasificación olímpica del béisbol ha sido ya pospuesta.

El comisionado de la NBA, Adam Silver (Foto: Dennis Wierzbicki-USA TODAY Sports)

De acuerdo al memorando interno que la liga envió a los equipos, la NBA admite que "el coronavirus ha creado una situación que puede cambiar rápidamente" e insiste que la salud de los jugadores, todo el personal de la liga y los aficionados es el objetivo primordial de su labor y política de protección, por lo que el seguimiento de la evolución de la situación es permanente y estricto.

Fuente: EFE.