Guido Sandleris y Hernán Lacunza se reunirán con el director interino del organismo, David Lipton.


Todos los activos de la Argentina vuelven a caer este lunes, en la antesala de las negociaciones que los funcionarios del Gobierno nacional encararán personalmente con el director interino del FMI, el estadounidense David Lipton, para tratar de destrabar el próximo desembolso.

Las acciones de las empresas argentinas en Wall Street, conocidas técnicamente como ADR por sus siglas en inglés, afrontan un derrape casi generalizado, encabezado por las pérdidas de Edenor (-5,6%).

Los ADR de las empresas del sector energético eran los más castigados y se movían a contramano de la tendencia en los mercados de referencia: el Dow Jones, por ejemplo, se mantenía en el terreno de las ganancias con una moderada suba de 0,1 por ciento.

Luego del mediodía, los papeles de Central Puerto perdían 4,1%; los de Corporación América 4,2%; los de Cresud 3,1%; y los del banco Supervielle, 2,7%, entre otros.

Como es habitual, la Bolsa de Comercio de Buenos Aires asimiló con mayor fuerza esa tendencia negativa. El índice Merval que agrupa a las principales posiciones de la plaza doméstica retrocedía 3,7%, hasta los 28.940 puntos.

En las pantallas de la Bolsa porteña se destacaban las bajas de Central Puerto (6,5%), de Edenor (5,9%), de Pampa Energía (5,8%), de Supervielle (5,1%) y de YPF (4,8%), entre otras.

Las posiciones de la deuda argentina también se veían afectadas y, según calculó la agencia Reuters, los bonos promediaban un descenso del 1,1%. Una de las mayores contracciones era la del Bonar 2024, retrocedía 2,74% luego del mediodía.

En consecuencia, el Riesgo País de la Argentina que elabora el banco estadounidense JP Morgan saltaba 2,5% hasta los 2152 puntos básicos.

La situación se produce mientras el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, se encuentran en los Estados Unidos.

Allí, tienen previsto mañana reunirse con Lipton para continuar personalmente con las deliberaciones en torno a la situación del próximo desembolso por U$S5.400 millones, cuyo envío aún es un misterio.




Comentarios