A causa de un accidente, la vista de la mujer se vió afectada de por vida. "Quedó tatuada la luz y la sombra en mis ojos", dijo. 


Daniela Ponce es una socióloga chilena que durante el eclipse de 2010 miró directamente al sol por un descuido, y sufrió graves consecuencias en su vista. Este año, el fenómeno volvió a repetirse y la mujer contó su experiencia.

“Quise compartir mi experiencia porque la verdad fue súper traumático, fue algo inesperado… un accidente”, comenzó diciendo la joven en un video que compartió a través de las redes sociales. “De curiosa fui a ver, estaba nublado. Pero de pronto se corrieron las nubes, me llegó la luz del sol y me quemé la retina”.

En aquel momento, la joven estudiaba Derecho, pero debido a los problemas que surgieron en sus ojos, se le hizo sumamente complicado continuar con la carrera y decidió cambiarse a Sociología. “Se me quemaron los fotoreceptores de la retina del ojo izquierdo y el ojo derecho. Quedó tatuada la luz y la sombra del eclipse de sol en mis ojos”, explicó.

El espisodio ocurrió durante el eclipse solar parcial de 2010, que vio en Quilpué (Chile). Desde ese momento, Daniela usa anteojos. “Por eso tuve que usar lentes para siempre (…) Así que mañana (por el eclipse del martes) por favor tengan mucho cuidado, no es un juego”, advirtió.

“Duele mucho, me dio estrés postraumático, me tuve que cambiar de carrera, fue una cosa que cambió mi vida para siempre“, expresó luego en una entrevista con un medio local. “Yo veo todo, pero pixelado, como con luz y sombras. Ahora me ven tranquila y feliz, pero durante nueve años fue súper trágico porque no podía llegar y prender la luz de una pieza sin usar mis lentes”, explicó finalmente.






Comentarios