Este jueves, 9 de diciembre, el exjefe de la División Investigaciones de Concordia, Guillermo Ocampo, fue imputado por 10 hechos, por los delitos de “abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público”, “cohecho” y “tráfico de influencias”.

Esta mañana, el fiscal José Arias tomó declaración indagatoria al comisario. Ocampo, que cumplió funciones en la Jefatura de Policía de Concordia entre el año 2013 y 2021, fue imputado por diez hechos encuadrados en los delitos antes mencionados.

Está imputado por 10 hechos.

Entre los hechos que se le acusan al exjefe de la División Investigaciones de Concordia, se destaca el delito de “cohecho” pasivo, por el cual Ocampo recibía dinero en forma ilegal a cambio de brindar seguridad a Claudio Barrios, dueño de la distribuidora Manaos en Concordia, quien también está acusado por el delito de cohecho “activo”.

El cohecho “pasivo” alude al funcionario corrupto que recibe una suma de dinero en forma ilegal, por fuera de los haberes que se le abonan por su trabajo. El cohecho “activo” penaliza al que le paga, es decir, al corruptor. Ambos cohechos son los delitos más graves –aunque no los únicos- atribuidos a un alto oficial de la policía de Concordia y a uno de los empresarios de mayor crecimiento en la región.