Lo grabaron ayudando a remolcar una camioneta que quedó encajada en la costa de Las Grutas y junto con su camioneta, un Ford F-100, se volvió viral. Se trata del pulpero Cristian Firmapaz, un joven de 35 años que no duda de darle una mano a quien lo necesita. Ahora la marca automotriz le dijo que restaurará su camioneta, pero antes debe encontrar al dueño anterior para hacer la transferencia.

El gesto de Firmapaz y su historia se volvieron virales. En hombre se gana la vida recolectando leña a las 4 de la madrugada, recolectando pulpitos en el verano y siendo el mecánico salvador de las “chatas” viejas. “A mi familia nunca le hice faltar nada”, dice orgulloso: tiene tres hijos y pronto será abuelo, detalla Diario Río Negro.

Firmapaz estaba cerrando su jornada laboral que arrancó a las 4AM cuando vio que José Espíndola, colega que maneja una Chevrolet, quedó encajado en un meseta de arena ubicada a unos 42 kilómetros de Las Grutas. Sin dudarlo, se pusieron a trabajar en equipo para sacar a la camioneta y salvar la leña que tanto trabajo había demandado. “Es que en el campo y en la playa, las diferencias no existen. Nos ayudamos y listo”, dijo Firmapaz en relación a la rivalidad de las marcas de camionetas.

Cristian Firmapaz con la F-100 modelo 74Luciano Cutrera | Diario Río Negro

La camioneta modelo 74 rodando por la playa, siento una todo terreno, recorre las redes, a tal punto que los usuarios han adaptado viejas publicidades de la marca a las imágenes del vehículo manejado por Firmapaz. Fueron los cibernautas los que hicieron que la historia llegue a oídos de la empresa automotriz ya que crearon un grupo en Facebook que se llama “Que Ford le regale una camioneta a Cristian” y cuenta con unos 10.000 miembros.

Las imágenes se viralizaron y lo contactaron desde Ford: “No lo puedo creer, estoy muy contento”, señaló el joven y aseguró que desde la empresa le avisaron que iban a restaurar su camioneta y en el mientras tanto le darían otro vehículo para que siga trabajando. Pero hay un problema: la transferencia de la chata.

Pero además de esta noticia, en Facebook se organizaron para juntar dinero y darle una mano a Cristian. “Todavía no caigo con todo esto”, aseguró mostrándose muy emocionado. “Fue algo que salió de ellos (los seguidores de su página). Nunca me hubiera aprovechado de esto para pedir nada. Ellos me alentaron a dar un número de cuenta, y lo hice. Ni sabía si la cuenta que tenía iba a estar activa, porque era una que una vez tuve que abrir, pero hacía mucho que no usaba. Cómo la tarjeta (de débito) anduvo, les di mi CBU. Y empezaron a depositarme”, detalló el pulpero.

Firmapaz se mostró agradecido por la cantidad de mensajes y demostraciones de cariño que recibió en los últimos días y comentó que está en búsqueda de la persona que le vendió la F-100 para poder concretar la transferencia y que Ford la restaure. Si bien es complicado, el mecánico se muestra esperanzado: “Ya pasaron tantas cosas buenas, que, seguro, el antiguo dueño aparece, y me la restauran”.

Todo lo que generaron las redes sociales hicieron que Cristian vuelva a soñar y dejar de pensar solo en lo urgente, lo que el joven quiere es “un trabajo estable, en el que me den obra social para mi mujer y mis hijos”. Ahora alimenta a su familia gracias a la recolección y venta de leña durante el invierno y a partir de enero hasta abril con los pulpos. “Es un trabajo duro. Cansa [...] Pero no queda otra, y a mi familia nunca le hice faltar nada”, remarca.