Tras el desesperado pedido de ayuda de unos padres de Río Negro, cuya obra social no cubría la operación de su hija, lograron juntar el dinero necesario para la intervención. No obstante, el médico que atendió a la bebé no recibió el dinero y le realizó la cirugía de igual manera.

La familia de Cipoletti, tiempo atrás, había iniciado la colecta por su pequeña Olivia. La menor nació prematura y, en consecuencia, adquirió un problema en la vista que requería de una intervención quirúrgica.

Con 34 semanas, la bebé tenía retinopatía, un trastorno oculta causado por el crecimiento anormal de los vasos sanguíneos en la retina, la parte sensible a la luz de los ojos de los niños prematuros.

En un video que difundió Diario Río Negro, ambos padres contaron cómo fue afrontar esta situación. Hablaron con la directora del hospital, con personal de la obra social que tienen, con Defensoría del Pueblo, incluso presentaron un amparo, pero no consiguieron respuesta alguna.

Frente a la desesperación, hicieron un llamado a la solidaridad que se difundió entre los vecinos de Cipoletti. De esta manera, lograron recaudar el monto necesario para que Olivia pueda ser operada.

No obstante, el médico encargado de realizar la cirugía decidió no aceptar ese dinero. Estando al tanto de que esa plata vino de una colecta, optó por llevar a cabo la intervención y exigir la plata a OSME, la obra social, a quien le corresponde abonar el monto.

“No nos aceptó el dinero, no lo va a aceptar, va a esperar una respuesta de OSME o del hospital”, aseguró la madre de Olivia en la filmación. La niña fue operada en las últimas horas y ya se encuentra con sus padres en buen estado de salud.

En este sentido, la mujer informó que el total recaudado será donado a algún lugar que lo necesite. Si bien la cirugía costaba $400.000, lograron llegar a los $500.000.