En la mañana de este viernes, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Juan Cabandié, anunció que la estrategia de Parques Nacionales al retirarse de la querella por la usurpación de tierras en Villa Mascardi, es generar un comanejo con la comunidad mapuche allí instalada, la lof Lafken Winkul Mapu.

//Mirá también: Un docente de Río Negro quedó seleccionado entre los 24 semifinalistas del concurso nacional “Docentes que inspiran”

Las declaraciones que hizo el funcionario ocurrieron en el marco de la Asamblea de la Red de Intendentes de Municipios de Cambio Climático que reúne a intendentes de todo el país, y en el que él participó.

En este contexto, la prensa local le consultó sobre el conflicto de la tierras de Villa Mascardi, lo que Cabandié resolvió al responder que “la posición es siempre el diálogo”. “Parques no renuncia (a las tierras), Parques lo que hace es introducirse en el diálogo y hacer tareas de comanejo”, afirmó y remarcó que los parques Nahuel Huapi y Lanín tiene amplia experiencia en la región en tareas de comanejo con comunidades mapuches.

Además, agregó que en la zona de Mascardi hay comanejo con la comunidad Wiritray, que intenta ser querellante en la causa penal que se tramita en el Juzgado Federal de Bariloche, patrocinada por el abogado Ernesto Saavedra y la asesora de Patricia Bullrich, Florencia Arieto.

FUERZAS FEDERALES. Días atrás en Villa Mascardi (Télam/Marcelo Martínez/Archivo).

Sobre esto, desde el parque nacional Nahuel Haupi, sostienen que el comanejo “implica compartir responsabilidades de administración, manejo y control de un territorio o recurso buscando integrar todas las formas de conocimiento, respetando la diversidad cultural y promoviendo el desarrollo de prácticas sustentables”.

De esta manera, el funcionario concluyó que en su gestión no y particularmente, en esta cuestión, no quiere “ningún hecho de violencia, lo que no queremos es ningún hecho de violencia institucional y tampoco hechos de violencia contra los pobladores que viven alrededor de la toma, y para eso se necesita tiempo y diálogo”, afirmó Cabandié que insistió que “no renunciamos a nada”.