Con cinco años, en el club del barrio que llevaba el nombre de Parque Sur, ya daba sus primeros pasos en el mundo del fútbol. Hoy con 25, Gonzalo Masmud es parte del club más popular de la cuidad de Tarija, Club Atlético Ciclón, del vecino país de Bolivia, que juega en Segunda División.

“Vine por primera vez en 2019 y volví este año, nuevamente. Me motivó la trayectoria que tiene el club, es el más grande de Tarija y, por supuesto, eso es una gran vidriera”, dijo Gonzalo que hace unos días gritó campeón de una Copa de Verano.

“Físicamente me siento bien pero siempre se puede mejorar y ahora estoy jugando en un puesto alternativo que es volante y me está yendo bastante bien”, comentó.

En nuestra provincia, Gonzalo pasó por Tucumán Central, Defensores de Atlético, Cruz Alta, San Jorge y su querido Villa Mitre, donde fue el goleador en 2018. También vistió la camiseta del Club YPF de Salta.

“Al que más cariño le tengo y estoy agradecido por lo que me brindaron, tanto la dirigencia como los hinchas, es Villa Mitre”, expresó.

El estar lejos no es fácil para Gonzalo. Cuando tomó la decisión de salir del país fue por crecer y adquirir más experiencia en lo que tanto lo apasiona. Pero detrás están sus pilares que constantemente apoyan sus sueños y acompañan más allá de la distancia.

La mejor de todas mi madre que a pesar de la situación económica siempre tenía para darme para el colectivo y siempre tenía esos buenos consejos. Igual mi tío Héctor que siempre nos ayudó a salir adelante. Estoy muy agradecido a todos mis hermanos, familiares y sobre todo a mi novia que siempre me apoya en cada decisión que tomo. Se sufre estar solo porque se extraña bastante y ahora mucho más que fui padre hace tres meses. Tengo que hacer un esfuerzo mayor para darle un buen futuro a mi hijo y por suerte se puede hacer videollamada a toda hora”, lo cuenta y se ríe al recordar esas comunicaciones con el pequeño Ian.

La gran mayoría de los deportistas, cuando les preguntan sobre sus referentes o ídolos, mencionan a alguien que vieron jugar de chicos. En este caso, Gonzalo tiene en claro quien ocupa ese lugar en su vida.

Mi abuelo Hugo es mi gran ídolo. No conocí a otra persona que tenga tan claro el fútbol como él”, confesó orgulloso.

Con todo ese sostén y apoyo que traspasa las fronteras, Gonzalo es agradecido y tiene sus propósitos muy claros y aspira llegar lejos en su carrera.

“Estoy aquí gracias a mi familia, sino fuera por el aliento de cada día, no estaría tan motivado. Los amo y extraño muchísimo. Ahora mi objetivo es salir campeón con Ciclón y mi gran sueño es jugar profesionalmente. Tengo mucha fe en que lo voy a lograr”, concluyó.