Luego de que el intendente de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro confirmará su renuncia a la banca en el Senado de la Nación, obtenida en las elecciones del pasado domingo como representante de Juntos por el Cambio, se suscitaron críticas desde diferentes sectores.

En ese marco, desde el Pro Nacional, respaldaron la decisión del mandatario capitalino de seguir en su cargo y consideraron como un acto “antidemocrático”, un supuesto pacto entre el peronismo y el bussismo en el consejo deliberante para que el oficialismo provincial quede a cargo de la intendencia de San Miguel de Tucumán.

“Ante la actitud antidemocrática del Gobierno de Tucumán, buscando imponer una sucesión no votada por el pueblo de capital, respaldamos la decisión de Germán Alfaro de mantenerse al frente de la Intendencia y ratificamos el apoyo a Beatriz Ávila como senadora electa”, posteó en su cuenta de Twitter el jefe del bloque del PRO en la Cámara de Senadores, Humberto Schiavoni.

Captura de Twitter.

“El lunes convocaron a una sesión del Concejo Deliberante capitalino. Yo pedí que retrasaran la elección una semana para dialogar quién iba a ser mi sucesor en el Consejo, que debía ser de mi mismo signo político”, dijo Alfaro en diálogo con Radio 10.

“Nosotros interpretamos que fue una clase de golpe institucional el querer elegir un Presidente del Concejo Deliberante tan rápidamente”, sostuvo. Luego agregó que el Frente de Todos “hizo lo que hizo con una complicidad de alguien y ese alguien fue Ricardo Bussi, todo es alentado por Juan Manzur”.

“Yo quería ser senador, pero no voy a dejar la intendencia a manos de un peronista kirchnerista. La capital quiere ser gobernada por Juntos por el Cambio, es la voluntad que tiene”, cerró el intendente.