Para el próximo martes, 3 de noviembre, a las 13 se anuncia una nueva reunión nacional para seguir analizando la situación en el sector del transporte público de pasajeros, que esta semana reinició sus actividades en la provincia, luego de 20 días de paros decretados por los trabajadores del sector por falta de pago de sus salarios.

En ese sentido se dio a conocer los resultados de una reunión virtual que hubo esta semana entre empresarios, gremialistas y un representante del gobierno nacional. Fue un encuentro con posiciones totalmente diferentes. Por la Unión Tranviarios Automotor (UTA), estuvieron por Jorge Kierner, secretario de Interior, Luis Arcano, prosecretario de interior y otros dirigentes. En representación de la Federación Argentina de Transporte Automotor de Pasajeros (FATAP), estuvieron, entre otros, José Cano, Roberto Albisu, Gstavo Mira, Marcelo Lischet y Daniel Orell. En representación del Ministerio de Transporte de la Nación (Secretaría de Gestión de Transporte), asistió el doctor Matías Moreno, en su calidad de Director de Gestión.

Difícil entendimiento

Los representantes de UTA manifestaron que "tenemos una paritaria ampliamente vencida, y necesitamos el incremento salarial, del mismo modo que lo han obtenido los compañeros trabajadores del transporte Automotor de pasajeros del Área Metropolitana de Buenos Aires(AMBA)". Luego agregaron que "en el entendimiento que el periodo de conciliación laboral obligatoria que viene cursándose, es de vital importancia para la discusión sectorial y la negociación presupuestaria, requerimos que se realicen todos los esfuerzos necesarios por parte de los distintos actores en las jurisdicciones nacionales, provinciales y municipales, para la concreción del acuerdo salarial que legítimamente nos corresponde".

Mientras tanto los empresarios nucleados en FATAP, señalaron que "los fondos, que el Ministerio anuncia como disponibles hasta fin de 2020, resultan claramente insuficientes para sostener los salarios devengados y la prestación regular de los servicios, menos aún para dar cumplimiento a eventuales incrementos salariales que pudieran surgir de la negociación paritaria".

Aclara la entidad, que "resultará en lo sucesivo materialmente imposible continuar con los acuerdos alcanzados en cada una de las jurisdicciones del interior del país y, menos aún, afrontar el pago de los salarios, en tanto no se cuente con los fondos nacionales necesarios para esos fines". Finaliza diciendo que "igualmente ilusoria resulta la posibilidad de formular cualquier propuesta razonable y previsible para atender el justo reclamo de recomposición salarial formulado por la UTA". Por su parte, el representante del gobierno remarcó que "no existe discontinuación de los subsidios" y "nuevamente se niega inequidad entre el AMBA y el interior del país".