El bloque de concejales tresarroyenses de Juntos se manifestó en contra de la realización de una fiesta programada para este fin de semana a la vera de la ruta 73 en la localidad de Claromecó.

En concordancia a lo que expresó hace unos días el concejal de Todos, Julio Federico, el bloque de Juntos alegando que durante la reunión mantenida el día martes con el delegado de Claromecó Julián Lamberti, el Sec. de desarrollo económico, Matías Fhurer y el Sec. de inspección general, Claudio Cuestas no se mencionó que se desarrollaría este encuentro.

A continuación el comunicado completo:

Desde el Bloque de Juntos queremos manifestar la preocupación por el desarrollo de las fiestas que se vienen dando en las playas, como también la que este fin de semana se desarrollará en la entrada de la localidad de Claromecó, sobre ruta 73.

El día martes tuvimos una reunión con diferentes actores, entre ellos el delegado de Claromeco, Julián Lamberti, el Sec. de desarrollo económico, Matías Fhurer y el Sec. de inspección general, Claudio Cuestas. Insólitamente sin la participación de la Dirección de la Juventud. En la misma se intentó motivar al ejecutivo municipal a buscar soluciones a los inconvenientes y riesgos que se generan en estas actividades nocturnas, claramente tardíamente, ya que esto debería haberlo previsto el ejecutivo meses atrás.

Ante esto, nos preguntamos si desde la Delegación no se conocía el desarrollo de la fiesta que se realizará 72 horas posteriores a la reunión, dado que para contar con la habilitación correspondiente se deben cumplir con gran cantidad de pasos y los tiempos, a la vista están, fueron muy cortos. ¿Cómo se desarrolló el proceso de habilitación? ¿Quién avala el desarrollo de la fiesta en ese predio? ¿Quién estará encargado de las medidas de seguridad? ¿Se encuentra disponible de manera pública el expediente del proceso de habilitación? ¿Cuáles serán las medidas preventivas ante la ola del COVID-19?. Y si la misma está en condiciones de ser habilitada. Todo esto aún no fue informado.

Como todos sabemos, no existe una oferta permanente desde el sector privado que garantice el esparcimiento, la recreación y diversión, como tampoco un lugar seguro para los jóvenes durante la noche.

Esta fiesta es solo un paliativo, pareciera que en beneficio de un particular que no va a resolver el problema de fondo, y que además no contempla la gran cantidad de chicos que no acceden a pagar esos valores que seguirán yendo a los médanos. Es decir que aparece en el momento justo, casi milagrosamente dando una respuesta a la falta de opción, pero el problema de fondo seguirá, hasta tanto no se tome el problema de la nocturnidad como un real problema.

Nuestro objetivo no es prohibir la nocturnidad, todo lo contrario, creemos que una alternativa en el área sería muy interesante para desarrollar la producción comercial, mientras que a su vez, se generan espacios compartidos de recreación social. Esto debe estar acompañado de prevención y seguridad para evitar situaciones que pongan en riesgo a los participantes, con la participación del Estado, los jóvenes y los particulares.