Su madre fue quien descubrió el hecho y realizó la denuncia.


Un comerciante abusó sexualmente de una nena de ocho años en la localidad santiagueña de Loreto. El sujeto le regalaba caramelos a la menor y la invitaba a jugar a su casa con sus hijas para ganarse su confianza. La denuncia la realizó la madre de la víctima.

La mujer aseguró que se dio cuenta que la nena sufría abusos cuando al bañarla notó lesiones en su zona genital. La denuncia fue realizada en la Oficina del Menor y la Mujer de Loreto.

La mujer indagó a la pequeña sobre las lesiones que sufría y le reveló a su mamá el daño que sufría. Le contó que un vecino “regalaba caramelos y le hacía cosas malas”.

En el caso intervino la Dra. Jesica Lucas de la Unidad Fiscal de Abusos Sexuales de Capital. La fiscal ordenó que la menor sea examinada por el médico de Sanidad Policial, para determinar fehacientemente el abuso sexual denunciado. El forense determinó que la víctima presentaba lesiones en la zona genital, compatibles con violaciones.

En Cámara Gesell, reveló los detalles de los abusos que sufrió durante varios meses y ratificó que su abusador era un comerciante que residía en cercanías de su hogar.

Se ordenaron diversas medidas judiciales a seguir en las próximas horas, entre ellas la detención del acusado.




Comentarios