Verónica, Paula y Gabriela tuvieron a sus bebés durante la primera semana de este mes.


Tres hermanas que viven en el barrio Villa Alonso de Santa Rosa, se enteraron el pasado noviembre, con unos días de diferencia, que estaban embarazadas y que las tres esperaban el nacimiento de sus bebés para julio.

La particular historia salió a la luz luego de una entrevista que las hermanas realizaron con La Arena y que fue difundida por Vía Santa Rosa a mediados del mes de junio, en la que Verónica, Paula y Gabriela Agüero contaron entre risas las curiosidades y múltiples coincidencias de sus respectivas gestaciones.

Verónica esperaba a su hijo Milo para el 9 de julio. Dos días antes, el 7, Paula, que ya tiene un varón, tenía fecha para que nazca Juanita. Y Gabriela, que es madre de dos niñas, aguardaba para el 13 el parto de Agustín. Es decir, luego de los nacimientos, las tres quedarían con uno, dos y tres hijos respectivamente.

Las tres Agüero trabajan como docentes en la misma escuela, las tres se atienden con el mismo médico, las tres esperaban los nacimientos para la misma semana y dos de sus maridos se llaman Hugo. Pura coincidencia.

Unos días antes de lo previsto, el sábado 4 de julio nació Milo, el bebé de Verónica, a las 10:22 de la mañana. El martes 7, tres días después y con media hora de diferencia, llegaron al mundo Juana y Agustín, los bebés de Paula y Gabriela respectivamente.

Las hermanas Agüero, cuando estaban embarazadas (La Arena)

Verónica es la primera de las hermanas en haber nacido y tuvo a Milo, su primer bebé. Paula, la segunda de las hermanas, tuvo a Juana, su segunda hija, y Gabriela, la tercera hija de sus padres, tuvo a Agustín, su tercer hijo. El orden y el juego de casualidades fue nuevamente reflejado por La Arena en una entrevista con las protagonistas.

Gabriela cuenta que tenía programado el parto para el martes 7 y alrededor de las 8:30 horas, estando ya en el quirófano y con la anestesia puesta, “entra el médico a decirnos que no podíamos empezar porque tenía que asistir a otro parto”, el de su hermana Paula.

Carlos Berezovsky, el médico obstetra que las atendió en la Clínica Modelo, no tenía respiro: “iba corriendo de un lado a otro porque estaba a punto de arrancar conmigo y le llegó el mensaje donde le avisaban que nacía mi sobrina”, contó Gabriela. A las 8:52 nació Juanita, y al rato, a las 9:24, su primo Agustín.

El capítulo de sus embarazos y partos estuvo atravesado por la cuarentena, un elemento agregado a la particularidad de las múltiples coincidencias de esta historia y que seguramente lo hará inolvidable para toda la familia.

Sobre el final de la entrevista, las Agüero coincidieron en destacar “el excelente trabajo de asesoramiento y contención” de los médicos y enfermeros que estuvieron cerca de ellas, “a las parteras Paula, Sole y Cecilia, unas genias”, y al médico Berezovsky, que “anduvo de acá para allá”, concluyeron.




Comentarios