La Justicia santafesina ordenó que se dicte nueva sentencia sobre una denuncia contra una psicóloga por impedir el aborto legal de una niña violada. Un fallo de segunda instancia había anulado la sanción que recibió la profesional, pero la Corte Suprema provincial lo revocó por ser “arbitrario” y “contradictorio”.

La resolución del máximo tribunal echó por tierra la sentencia que la Cámara de Apelaciones había dictado en octubre de 2017, cuando quedó sin efecto la suspensión de la matrícula por seis meses que había recibido María Belén Catalano. La integrante de la organización no gubernamental (ONG) Grávida había acusada de convencer a la nena de 12 años para que se negara a interrumpir el embarazo dentro de la normativa vigente.

El apercibimiento que aplicó el Tribunal de Ética del Colegio de Psicólogos de Santa Fe se implementó al constatar que la profesional había intervenido “clandestinamente” en el caso en el Hospital Iturraspe, aunque no trabajaba allí. Según el análisis de la ministra María Angélica Gastaldi, la mujer “se hizo pasar por integrante de la Subsecretaría de la Niñez provincial para ganarse la confianza de la madre y la niña”.

La representante de la Corte Suprema santafesina apuntó que la nena tenía retraso madurativo y además presentaba secuelas de la violación perpetrada por su padrastro. Sin embargo, Catalano tomó cartas en el asunto al margen de todos los protocolos y el ab abordaje del equipo interdisciplinario que tenía a su cargo la atención en el hospital público.

El fallo del máximo tribunal dispuso la nulidad por unanimidad para volver a dictar sentencia tras el veredicto de segunda instancia. A los votos a favor Daniel Erbetta, Roberto Falistocco, Rafael Gutiérrez y Eduardo Spuler, se sumaron los de los camaristas Jorge Andrés y Georgina Depetris. Según informó Rosario/12, el ministro Mario Netri se apartó de la causa porque su sobrino Bruno fue uno de los jueces que firmó la resolución en cuestión.