Los titulares de Vicentin no se quedaron de brazos cruzados este lunes frente a los allanamientos vinculados a una denuncia penal contra la firma. A través de un comunicado, plantearon que los operativos realizados mayormente en Avellaneda fueron “absolutamente injustificados, extemporáneos y arbitrarios”.

“La compañía y todos sus directivos han permanecido siempre a derecho y han suministrado de forma voluntaria toda la información que les ha sido requerida en el marco de las investigaciones en curso”, expresaron desde la agroexportadora. A continuación, responsabilizaron al personal judicial y policial por “situaciones de violencia reprochables e innecesarias” en los domicilios particulares inspeccionados.

Nada justifica este accionar”, sentenciaron respecto del procedimiento que solicitó la unidad de Delitos Económicos del Ministerio Público de la Acusación (MPA) en Rosario. La causa se inició a partir del reclamo de acreedores locales de la cerealera y se refiere a presuntas estafas en torno a operaciones en la compra y venta de granos.

El despliegue de integrantes de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) junto a empleados judiciales se puso en marcha con 14 allanamientos. Once de ellos se llevaron a cabo en Avellaneda, incluyendo la sede de la firma, mientras que los restantes corresponden a inmuebles en Reconquista y Ricardone.